23 de diciembre de 2017
23.12.2017

Johnson denuncia en Moscú la injerencia electoral rusa en EEUU, Francia y Alemania

El ministro de Exteriores británico llama a "pasar página" para normalizar la cooperación - Lavrov pide que los problemas no se aborden en los medios

23.12.2017 | 02:41
El ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, ante la catedral de San Basilio, en Moscú.

El ministro de Asuntos Exteriores del Reino Unido, Boris Johnson, denunció ayer en Moscú que "lamentablemente" hay muchas pruebas de la injerencia rusa en los procesos electorales en Estados Unidos (EEUU), Alemania, Francia y Dinamarca. Johnson cursó a la capital rusa su primera visita de trabajo desde que asumió el cargo en junio de 2016. En rueda de prensa conjunta con su colega ruso, Serguéi Lavrov, Johnson aseguró que, sin embargo, "no hay ninguna prueba de una exitosa injerencia rusa en las elecciones en el Reino Unido".

Al mismo tiempo, recomendó "pasar página" en este asunto con el fin de avanzar, tanto en la normalización de las relaciones como en la cooperación en el arreglo de las crisis internacionales. "Estos intentos (de injerencia) deben quedar atrás. La gente quiere que las elecciones sean libres y democráticas y transcurran sin interferencia exterior. Estoy seguro de que Lavrov también apoyaría tales comicios", señaló el polémico ministro británico.

Lavrov puso al mal tiempo buena cara e insistió en que ni el Reino Unido ni EEUU ni ningún otro país han podido aportar pruebas sobre la interferencia rusa en sus elecciones. El ministro de Exteriores ruso insistió en la necesidad de abordar las preocupaciones mutuas "cara a cara", tras constatar que las relaciones entre Moscú y Londres se encuentran en un "nivel muy bajo". El canciller ruso fue tan claro y directo como Johnson: "Hemos notado que ustedes y otros de nuestros colegas occidentales tienen sus puntos de vista sobre las causas de esta situación y prefieren exponerlos públicamente. Nosotros quisiéramos que las preocupaciones mutuas se aborden directamente, no a través de micrófonos, sino cara a cara".

El jefe de la diplomacia rusa admitió que las relaciones entre ambos países se encuentra en un nivel muy bajo, y consideró que no es por iniciativa de Moscú. "Pese a las diferentes posturas en una serie de asuntos, necesitamos cooperar", agregó Lavrov, quien destacó que Rusia está dispuesta a ello sobre "la base de la igualdad, el respeto mutuo y el deseo de hallar acuerdos mutuamente aceptables".

Sobre la situación internacional, Johnson defendió que "hay un imperativo que es impedir que Corea del Norte tenga armas nucleares". El ministro británico incluyó en el ámbito de la cooperación mutual la necesidad de "garantizar avances en lo que se refiere al futuro del pueblo de Siria", en cuya guerra civil juega un papel determinante Rusia desde septiembre de 2015.

Los problemas que existen en las relaciones entre ambos país, sean en relación a Ucrania, los Balcanes occidentales o el ciberespacio, agregó el británico, "deben debatirse con franqueza y reconocer el hecho que son un obstáculo para el desarrollo de nuestra amistad".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine