Las negociaciones entre los conservadores de la canciller alemana, Angela Merkel, y los socialdemócratas del SPD para formar una nueva gran coalición en Alemania se prolongarán al menos hasta hoy, con lo que se superará el plazo autoimpuesto para lograr un acuerdo de gobierno, que acabó ayer. La propia Merkel dijo ayer que no será fácil cerrar el pacto. "Hay aún cuestiones importantes que deben acordarse". El líder del SPD, Martin Schulz, abundo en esta postura: "Presionar con una fecha límite no es necesario en una fase tan decisiva".