Ecuador decidió el domingo dejar atrás la era de Rafael Correa (2007-2017) al aprobar en referéndum la supresión de la reelección indefinida, establecida en 2015, cerrando así el camino a un regreso al poder en 2021 del exmandatario de izquierda, que fuera puntal del eje bolivariano. De esta manera, el actual presidente, Lenín Moreno, exvicepresidente con Correa entre 2007 y 2013, consuma su ruptura con su antiguo aliado, que ha corrido paralela a un alineamiento neoliberal del actual jefe de Estado.

"Es un golpe para Correa, que no podrá ser candidato en 2021. Termina afectado, pero no se puede hablar del fin de Rafael Correa ", explicó a AFP el politólogo Santiago Casabe.

Correa denunció que con la victoria del "sí" se ha perpetrado un "golpe de Estado" que da a Moreno el control de casi todos los poderes y veta a sus principales rivales políticos.