01 de marzo de 2018
01.03.2018

El jefe de gabinete de Trump deja a su yerno sin acceso a los altos secretos

El magnate carga de nuevo contra el Fiscal General, esta vez por la investigación de las supuestas escuchas de Obama a su campaña

01.03.2018 | 01:33

Jared Kushner, yerno y consejero de Donald Trump, no tiene acceso desde el pasado viernes a la información confidencial más sensible de la Casa Blanca, la calificada como "alto secreto". Este cambio, tras el que se encuentra el jefe de gabinete de Trump, John Kelly, impide a Kushner asistir a las reuniones diarias con los jefes de los servicios de inteligencia.

La decisión, confirmada por el portal Político, refleja la pérdida de influencia del marido de Ivanka Trump en el entorno presidencial, tanto por su díscola inexperiencia como por las oscuras sombras que rodean a algunos de sus negocios, investigados por el fiscal especial de la trama rusa, Robert Mueller.

Kelly comentó el cambio en un comunicado en el que expresó "plena confianza" en Kushner "para desempeñar sus tareas de política exterior". Sin embargo, es conocido el malestar del consejero de Seguridad Nacional, McMaster, por iniciativas diplomáticas de Kushner tomadas a sus espaldas.

A instancias de Kelly, la Casa Blanca decidió días atrás examinar a fondo sus protocolos, tras desvelarse que otro consejero de Trump, Rob Porter, trabajó meses cerca del Presidente sin haber pasado los controles de antecedentes a los que deben someterse quienes tiene acceso al ala oeste.

La rebaja de calificación de Kushner "le da un nuevo significado al término 'vencido", escribió en un tuit el senador demócrata Richard Blumenthal. Kushner se encuentra elaborando el plan de paz de EEUU para Oriente Medio, pero, según fuentes extraoficiales, su nueva situación le resta poder negociador en la región, ya que sus interlocutores saben que no conoce todo lo que la inteligencia escribe sobre ellos.

En paralelo, Trump lanzó ayer una nueva andanada contra el Fiscal General, Jeff Sessions, en la cuerda floja desde que, en el arranque de la actual presidencia, se inhibió en la investigación de la trama rusa abriendo la puerta al nombramiento del fiscal Mueller. En esta ocasión, el motivo es que el departamento de Justicia haya encargado a su inspector general, Michael Horowitz, que investigue las acusaciones de Trump contra Obama de haber ordenado escuchas a su equipo de campaña.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook