02 de marzo de 2018
02.03.2018

Putin alardea de un nuevo misil balístico capaz de superar los escudos de EEUU

"Ahora nos tendrán que escuchar", advierte el presidente ruso - Moscú dará una réplica nuclear a cualquier ataque atómico contra Rusia o sus aliados

02.03.2018 | 03:31
Putin, ante una gigantesca bandera rusa, se dispone a pronunciar su discurso anual ante el Parlamento.

El líder ruso, Vladímir Putin, dotó ayer de una inusual espectacularidad a su discurso anual ante el Parlamento, pronunciado este año a solamente dos semanas de las elecciones presidenciales, unos comicios que, salvo catástrofe, ganará de calle.

Putin sembró su alocución de promesas a los rusos pero, sobre todo, hizo un enorme alarde de las "invencibles" capacidades militares de Rusia. A la cabeza de todas situó un nuevo misil estratégico, el Sarmat, del que apenas dio detalles y que sería capaz de burlar todos los escudos de EEUU, a quien acusó de haber roto los equilibrios estratégicos.

Rodeado de pantallas en las que se exhibían imágenes de los nuevos armamentos rusos, Putin aseguró: "Hemos comenzado a desarrollar nuevos tipos de armas estratégicas que no siguen trayectorias balísticas de vuelo cuando se acercan al objetivo, y por eso resulta inútil utilizar los sistemas de defensa antimisiles contra ellas".

Putin proclamó que Rusia "está desarrollando equipos muy eficaces y baratos que permiten contrarrestar el sistema antimisiles" estadounidense y, además, completó su alarde con alusiones a misiles de crucero con propulsión nuclear, misiles hipersónicos de emplazamiento aéreo capaces de desplazarse a diez veces la velocidad del sonido y otros sofisticados ingenios. "Rusia ha sido y sigue siendo una potencia nuclear. Nadie quería escucharnos. Ahora tendrán que hacerlo", resaltó el presidente.

Con todo, el zar del Kremlin insistió en que Rusia no tiene previsto atacar a ningún país. Sin embargo precisó que Moscú responderá sin dudarlo a cualquier ataque nuclear o con armas de destrucción masiva contra su territorio o contra el de sus aliados.

También recurrirá al arsenal nuclear, dijo, "en caso de una agresión con armas convencionales que amenace la propia existencia del Estado".

Próximo mandato

Al margen de las cuestiones armamentísticas, que consumieron la mitad de su discurso de dos horas, Putin sentó las prioridades económicas y sociales de su próximo mandato, que se extenderá seis años, hasta 2024.

Medidas de lucha contra el cáncer, mejoras en la red de carreteras, creación de más plazas en las guarderías y, sobre todo, la promesa de que reducirá al menos a la mitad el según Putin "inadmisible" nivel de pobreza que padece Rusia en la actualidad.

Según cifras ofrecidas ayer por Putin, imposibles de confirmar, el número de pobres en el país habría pasado de 42 millones en el año 2000 a unos 20 millones en la actualidad. Rusia tiene unos 146 millones de habitantes, por lo que esa cifra representa casi un 14% de su población.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook