07 de marzo de 2018
07.03.2018

El líder de la Liga busca captar tránsfugas pero rechaza pactar con otros grupos

07.03.2018 | 01:38

El líder de la Liga, Matteo Salvini, volvió a reivindicar ayer su derecho a ser primer ministro, después de que su partido fuera la primera fuerza (17,4%) de la coalición de centroderecha, la más votada en las elecciones legislativas italianas del pasado domingo (37%).

Salvini no quiso entrar en detalles sobre lo que ha hablado con Silvio Berlusconi, después de que la Liga adelantara al partido de este (Forza Italia) en los comicios, y tampoco precisó si Berlusconi acepta que sea él el candidato en lugar del favorito del magnate, Antonio Tajani.

Lo que sí explicó Salvini fue su método de conquista de la mayoría absoluta, para la que le faltan 56 de los 630 escaños: captar tránsfugas. "Hay un Parlamento, un candidato y un programa que sacará a Italia de las arenas movedizas. Quien quiera apoyarnos será aceptado, pero no haremos acuerdos con partidos", dijo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook