11 de marzo de 2018
11.03.2018

La parálisis alemana obliga a Merkel y a Macron a posponer su reforma de la UE

Berlín y París renuncian a presentar iniciativas para la eurozona en el Consejo Europeo del 22 de marzo - "No hay nada que anunciar", desvelan fuentes de la UE

11.03.2018 | 05:05
Angela Merkel y Emmanuel Macron tras el consejo de ministros conjunto del pasado mes de julio.

Los casi seis meses acumulados de parálisis institucional que lleva Alemania han impedido a la canciller Angela Merkel avanzar en sus planes conjuntos con Francia para la reforma de la Unión Europea. Según adelantó ayer la revista alemana Der Spiegel, Merkel y el presidente francés, Emmanuel Macron, han renunciado ya a presentar sus propuestas comunes en el próximo Consejo Europeo, previsto para finales de mes, los próximos días jueves 22 y viernes 23, ya que necesitan más tiempo para acercar sus posiciones.

El pasado mes de diciembre los dos dirigentes se fijaron la fecha de marzo para hacer una primera presentación de sus iniciativas sobre la eurozona. Sin embargo, el complejo proceso de formación del Gobierno alemán ha interrumpido unos trabajos que ahora, tras la reedición del pacto de coalición entre Merkel y los socialdemócratas, podrán reanudarse. El nuevo Gobierno alemán ya está conformado y el próximo miércoles el Bundestag tiene previsto investir a Angela Merkel como canciller por cuarta vez consecutiva.

"El asunto se ha suspendido", publicó ayer Der Spiegel respecto a los planes de reforma europea, citando a un funcionario de la Unión Europea encargado de preparar el Consejo Europeo de los próximos días 22 y 23. "Sencillamente no hay nada que anunciar", apostilló la fuente comunitaria. Los representantes alemanes confirman que la razón de no presentar nada ahora es que los miembros del Gobierno alemán no han tenido tiempo para pensar sobre el futuro de la eurozona debido a las negociaciones para formar un Ejecutivo de mando en su propio país.

Un portavoz del Gobierno alemán indicó también a la revista que el trabajo para desarrollar los planes de reforma "se intensificará en estrecha colaboración con Francia" cuando asuma formalmente el Gobierno alemán, lo que se producirá, por tanto, a partir del próximo miércoles.

Cambios en la Unión Monetaria

El retraso acrecienta la impaciencia de Macron, que lleva tiempo queriendo emprender reformas, en particular en la Unión Monetaria y Económica. El presidente francés quiere más Europa y propone, entre otras cosas, un presupuesto y un ministro de Finanzas específicos para la eurozona. Alemania, sin embargo, se muestra más cauta y quiere tiempo para reflexionar. Por un lado, el hecho de que Finanzas pase de los conservadores a los socialdemócratas, un partido marcadamente europeísta, encaja con los planes de Macron. Sin embargo, Merkel deberá lidiar con el partido ultraderechista y eurófobo Alternativa para Alemania (AfD), tercera fuerza política germana y líder de la oposición en el Bundestag.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook