El Estado norteamericano de Oklahoma planea comenzar a usar gas nitrógeno para las ejecuciones, según informaron ayer funcionarios del estado, en lo que sería la primera utilización de este método en el país norteamericano.

Oklahoma recurre al nitrógeno después de que, al igual que otros estados, fuera incapaz de adquirir los medicamentos necesarios para las inyecciones letales debido a la oposición de los fabricantes a que sus productos sean usados para aplicar la pena capital. El nitrógeno, gas inodoro e insípido que representa el 78% del aire que respiramos, causa la muerte cuando se inhala sin oxígeno.

Oklahoma no ha llevado a cabo ninguna ejecución desde el año 2015 tras una serie de contratiempos, incluyendo una inyección fallida en la que un recluso fue visto retorciéndose de dolor y otro reo que fue ejecutado usando un medicamento que nunca se había utilizado en el Estado.