11 de abril de 2018
11.04.2018
Comparecencia en el Congreso de EEUU

Mark Zuckerberg admite que vendieron sus datos a Cambridge Analytica

El fundador de Facebook reconoce que es "inevitable" una regulación de las redes sociales

11.04.2018 | 23:18

El presidente de Facebook, Mark Zuckerberg, aseguró este miércoles ante el Congreso de EEUU que sus datos personales fueron vendidos sin su consentimiento a la empresa de consultoría política Cambridge Analytica, que accedió a la información de 87 millones de usuarios.

Zuckerberg compareció este miércoles ante el comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes, después de responder este martes a las preguntas de 44 de los cien senadores en otra audiencia.

En su comparecencia, el millonario reiteró que los usuarios tienen total control sobre sus datos, pero tuvo que admitir que su propia información personal acabó en manos de Cambridge Analytica, que usó información de Facebook para analizar los perfiles psicológicos de usuarios e tratar de influir en sus decisiones.

"Cada vez que alguien elige compartir algo en Facebook, hay un control. Esta ahí. No está enterrado en la sección de configuración, está ahí mismo", insistió Zuckerberg de 33 años ante las duras preguntas de los legisladores de ambos partidos, que hicieron patente su frustración.

Uno de los momentos cruciales de la audiencia llegó cuando la legisladora demócrata Anna Eshoo preguntó a Zuckerberg sobre si su propia información personal fue vendida a "terceras partes", a lo que el directivo contestó con un breve "sí", mientras asentía con la cabeza.

El escándalo de Cambridge Analytica estalló en marzo, cuando varios medios revelaron que la empresa había usado datos de Facebook para elaborar perfiles psicológicos de votantes que supuestamente vendieron, entre otros, a la campaña del ahora presidente Donald Trump durante las elecciones de 2016.

En la audiencia, Zuckerberg anunció que Facebook comenzó a notificar este mismo lunes a los usuarios que habían visto comprometidos sus datos con Cambridge Analytica.

No aclaró, sin embargo, cuántas notificaciones ha enviado Facebook a los 87 millones de usuarios, la mayoría en Estados Unidos, que fueron víctimas de los abusos de Cambridge Analytica.

Después de entonar el martes el mea culpa por el escándalo de Cambridge Analytica, Zuckerberg volvió a asumir responsabilidades y aseguró que está tomando medidas para que no se repita un incidente similar, así como para controlar la difusión de "noticias falsas" por agentes extranjeros.

Zuckerberg en un momento de su comparecencia en el Congreso de EEUU. Foto: Reuters

Sin embargo, los legisladores de ambos partidos reiteraron su desconfianza en Facebook, algunos incluso dijeron sentirse "decepcionados", y volvieron a insistir en la idea de aprobar una regulación que proteja el derecho a la privacidad en Internet y ponga límites a gigantes tecnológicos.

"Es inevitable alguna regulación"


De esa forma, al ser preguntado por el legislador republicano Fred Upton, Zuckerberg consideró que "es inevitable que haya necesidad para alguna regulación" en su industria, aunque advirtió a los legisladores de que deben "tener cuidado" con las normas que aprueban.

En ese sentido, indicó que los gigantes tecnológicos podrían tener fácil cumplir con las regulaciones, pero podrían dañar a empresas emergentes.

Cuando el martes fue preguntado por el asunto por el senador republicano Lindsey Graham, Zuckerberg aseguró que Facebook daría la bienvenida a las regulaciones, pero solo si son las "correctas".

Tras esa comparecencia, insatisfechos con las explicaciones del líder de Facebook, tres senadores presentaron una propuesta de ley que obligaría a las empresas tecnológicas a obtener el permiso expreso de los usuarios antes de recopilar y compartir sus datos.

En la audiencia de hoy, Zuckerberg tuvo que admitir que Facebook recopila información de personas que no utilizan sus servicios "por motivos de seguridad", lo que alimentó nuevas preguntas de los legisladores sobre los datos que almacena y el consentimiento de quienes son objeto de esas prácticas.

Zuckerberg no contestó a esas preguntas y tampoco explicó si su compañía usa esos datos por otros motivos, más allá de seguridad.

El presidente de Facebook trató de mantener la calma ante las duras preguntas de legisladores como el demócrata Bobby Rush, que llegó a comparar su negocio con las tácticas de vigilancia que empleó el director del FBI de J. Edgar Hoover contra activistas "subversivos" durante el siglo pasado.

Estos dos días de comparecencias en el Congreso son vitales para el futuro de Facebook, que el martes registró en Wall Street un crecimiento del 4,5% y hoy, a media sesión, ya ascendía un 0,85 %.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook