El presidente de EEUU, Donald Trump, reclamó ayer que se procese al exdirector del FBI, James Comey, a quien destituyó en mayo pasado, al conocer algunos adelantos de un libro de memorias que se publicará la próxima semana. En la obra, Comey sostiene que Trump dirige la Casa Blanca como uno de los jefes mafiosos a los que combatió en sus años como fiscal.