04 de mayo de 2018
04.05.2018

Trump admite ahora que el silencio de Stormy Daniels se compró con su dinero

El magnate, que contrata al abogado defensor del 'impeachment' de Clinton, insiste en que los 130.000 dólares no provenían de los fondos de campaña

04.05.2018 | 02:12
Cuestión de tiempo.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, confirmó ayer en unos tuits que los 130.000 dólares (108.000 euros) con los que días antes de las elecciones de 2016 se intentó silenciar a la actriz porno Stormy Daniels salieron de su bolsillo. Trump confirmó que reembolsó ese dinero -y unos 300.000 dólares más por "gastos"- a su abogado, Michael Cohen, quien, según se sabe desde hace meses, ejecutó el pago. Se trata de un giro en la posición del magnate, quien el pasado 5 de abril negó saber nada de ese dinero, destinado a que Daniels callase sobre una supuesta relación íntima mantenida con Trump entre 2006 y 2007.

Trump hizo ayer hincapié en que los 130.000 dólares no provenían de fondos de campaña, ya que de ser ese su origen se arriesga a serios problemas legales. "El acuerdo fue utilizado para detener las acusaciones falsas y extorsionadoras hechas por ella sobre un romance, a pesar de que ya había firmado una carta detallada admitiendo que no había ningún romance", añadió Trump.

"Antes de que fuera violado por la señora Clifford y su abogado, se trataba de un acuerdo privado. El dinero o las contribuciones de la campaña no jugaron ningún papel en esa transacción", tuiteó Trump. Su paso adelante fue preparado por una intervención televisiva, el miércoles por la noche, de uno de sus nuevos abogados, el exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani, quien, haciéndose de nuevas, dio por sentado que el dinero era de Trump. De ese modo, Trump corrige ahora el tiro para no tener que hacerlo más adelante si el asunto acaba ante un juez. De hecho, un grupo de vigilancia (Common Cause) ya ha presentado una demanda por sospechar que el pago puede violar las reglas de financiación de campañas electorales.

El hecho es que la tela de araña judicial se engrosa en torno a Trump, quien refuerza sus equipos legales. Su último fichaje ha sido Emmet Flood, el abogado que defendió al expresidente Bill Clinton en su fallido proceso de impeachment (destitución). Flood será el encargado de diseñar la estrategia frente al fiscal especial encargado de investigar la trama rusa, Robert Mueller, quien anteayer avanzó la posibilidad de citar al mandatario para interrogarlo.

El martes, Giuliani aseguró que si finalmente Mueller interroga a Trump, será una entrevista de tiempo y temática limitados. "Hay gente que habla de un interrogatorio de doce horas. Si ocurre, no va a ser así. Se lo digo yo. Sería, como máximo, de entre dos y tres horas, y abarcaría una lista de preguntas reducida", aseguró Giuliani. Mueller no sólo investiga una injerencia electoral de Rusia sino también la posible obstrucción de Trump a la Justicia al destituir al director del FBI James Comey.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook