06 de junio de 2018
06.06.2018

La UE no logra salir del punto muerto en la reforma de su política de asilo

El Gobierno italiano dejó claro que rechaza ser "el campo de refugiados de Europa"

06.06.2018 | 01:55
Conte, a la derecha, conversa con el líder del M5S, Luigi di Maio.

La UE confirmó ayer en Luxemburgo que se encuentra muy lejos de poder alcanzar un acuerdo para reformar el inoperante sistema europeo de asilo, inmerso en una ya larga negociación complicada por la llegada al poder en Italia del gobierno de coalición entre M5S y Liga, que rechaza ser "el campo de refugiados de Europa".

Los ministros del Interior europeos, reunidos en la capital del Gran Ducado, exhibieron profundas diferencias al intentar pronunciarse sobre una propuesta de consenso presentada por la presidencia semestral búlgara para intentar reconciliar las posiciones entre los partidarios de sistemas de cuotas para reubicar a los peticionarios y quienes, como Hungría, se niegan de plano. Italia reclama superar el llamado "Reglamento de Dublín", que impone la obligación de que las solicitudes de asilo se tramiten en el primer país comunitario al que llegue el peticionario.

El nuevo Gobierno de Giuseppe Conte reclama un sistema "automático" y "obligatorio" de reparto de los solicitantes entre los países comunitarios, tal y como refrendó ayer de nuevo en su discurso de petición de confianza al Parlamento italiano. Italia, junto a Grecia, figuran en la conocida como primera línea de llegada de migrantes. Ambos países mediterráneos fueron la puerta de entrada de la mayoría de los cientos de miles migrantes que llegaron a suelo europeo durante la crisis de refugiados iniciada en 2015.

El ministro del Interior italiano, el ultraderechista Matteo Salvini, que no viajó a Luxemburgo, había advertido el domingo de que "Italia y Sicilia no pueden ser el campo de refugiados de Europa", expresando su hostilidad ante el estado actual de las negociaciones. Las llegadas se redujeron considerablemente, sobre todo por el pacto con Turquía en marzo de 2016, pero los europeos no logran acordar un dispositivo para enfrentar una crisis similar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook