11 de junio de 2018
11.06.2018

Trump y Kim llegan a Singapur para su histórica cita con dos días de antelación

El presidente de Estados Unidos y el dictador norcoreano se reúnen mañana en busca de lograr un acuerdo sobre el programa atómico de Pyongyang

11.06.2018 | 01:09
Trump, con el ministro de Exteriores de Singapur, Vivian Balakrishnan, nada más bajarse del ´Air Force One´. A la derecha, Kim Jong-un con el primer ministro del país anfitrión de la cumbre, Lee Hsien Loong.

Los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump, y Corea del Norte, Kim Jong-un, llegaron ayer a Singapur, con dos días de antelación, para celebrar su histórica cumbre, la primera que mantienen dirigentes de los dos países. El mismo encuentro al que el multimillonario ha prometido poner fin "en un minuto" si comprueba que el dictador norcoreano "no es serio": una amenaza muy a tono con otras que estuvieron a punto de dar al traste con la cita hace pocas semanas.

Lo que no quiere decir que Trump no sea consciente de la trascendencia de la reunión. Todo lo contrario. El sábado, antes de incendiar la cumbre del G-7 con dos tuits explosivos publicados cuando ya iba hacia Singapur a bordo del Air Force One, el magnate alardeó de que partía hacia el país asiático "en misión de paz" y para celebrar una cita que es "una oportunidad que sucede una vez en la vida".

Trump y Kim se reunirán mañana en un hotel de lujo, el Capella de Sentosa, en el sur de Singapur, con la meta de conseguir un acuerdo sobre el programa nuclear de Pyongyang. Y lo harán 65 años después de que el conflicto en la península de Corea concluyera con un armisticio, no con un acuerdo de paz, lo que teóricamente significa que ambos países aún están en guerra.

El primero, Kim

El líder norcoreano fue el primero en aterrizar en la ciudad-estado asiática después de tener en vilo durante horas a los medios, que trataban de averiguar en cuál de los tres aviones que despegaron de Pyongyang viajaba el líder del hermético país. "El mundo entero está pendiente de esta cumbre histórica", dijo el líder norcoreano poco después de su llegada, al comienzo de una reunión con el primer ministro singapurense, Lee Hsien Loong, según informa Efe.

Trump fue más escueto cuando llegó a Singapur a última hora de la tarde, después de un largo viaje desde Canadá, y se limitó a asegurar que se sentía "muy bien" respecto a la cumbre antes de desplazarse a su hotel.

Quizá para deleitar a las cámaras apostadas a la entrada del hotel de Kim, el Saint Regis, una docena de guardias de seguridad corrieron durante unos segundos a ambos lados de la limusina blindada del presidente norcoreano cuando éste se dirigió a media tarde a su reunión con el primer ministro de Singapur.

Se repetía así la icónica imagen que fascinó a los medios y generó todo tipo de bromas el pasado 27 de abril, cuando Kim se reunió con el presidente surcoreano, Moon Jae-in, en la frontera entre las dos Coreas.

El jefe del Gobierno singapurense, que tiene previsto recibir hoy a Trump, es el tercer líder extranjero con el que Kim se reúne desde que llegó al poder en 2011. Los otros dos son el presidente surcoreano y Xi Jinping, el mandatario de China, el único padrino que le queda al régimen estalinista. Kim viajó acompañado de Kim Yong-chol, considerado su mano derecha y vicepresidente del Partido de los Trabajadores; el ministro de Exteriores, Ri Yong-ho; el responsable de Exteriores del Partido, Ri Su-Yong, y su jefe de Gabinete, Kim Chang-son.

A Trump, por su parte, le acompañan el secretario de Estado, Mike Pompeo, que ha mantenido ya dos reuniones con Kim en Pyongyang; el jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly; y el asesor de seguridad nacional del presidente, John Bolton.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine