07 de julio de 2018
07.07.2018

El SPD cede y acuerda endurecer las políticas de asilo en Alemania

La UE concentrará sus esfuerzos en reforzar las fronteras frente a la inmigración ilegal

07.07.2018 | 01:22
La líder del SPD, Andrea Nahles, junto al ministro de finanzas alemán.

Los tres partidos que conforman la gran coalición de gobierno en Alemania alcanzaron ayer, finalmente, un acuerdo para combatir la inmigración ilegal y endurecer las políticas de asilo del país germano. La líder del Partido Socialdemócrata (SPD), Andrea Nahles, definió ayer el pacto como "un nuevo ordenamiento de la política de asilo" tras su encuentro con las dos otras formaciones de la coalición, la CDU de la canciller, Angela Merkel, y los conservadores bávaros de la CSU.

Los socialdemócratas dieron así luz verde al acuerdo alcanzado el pasado lunes entre la CDU y la CSU, tras una crisis que estuvo a punto de hacer caer al Ejecutivo germano. No obstante, el SPD consiguió modificar este primer acuerdo para ajustarlo a sus demandas, logrando que los denominados "centros de tránsito" que se iban a instalar en la frontera bávara con Austria para resolver en ellos las peticiones de asilo finalmente no se instalen, utilizando en su lugar las instalaciones de la policía federal.

Los socialdemócratas lograron, además, un acuerdo para acelerar la aprobación de su propuesta de ley de inmigración -pues Alemania no tiene ninguna- a fin de establecer de forma concisa las vías que deben seguir todos aquellos que deseen emigrar legalmente a Alemania en busca de trabajo. Asimismo, también se acelerarán los procedimientos de concesión de asilo en el país germano.

A cambio de estas concesiones, los conservadores de la CSU lograron que a los inmigrantes se les aplique en la frontera un protocolo similar al que se emplea en los aeropuertos.

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, explicó ayer en Viena, tras una reunión entre el colegio de comisarios europeos y miembros del Gobierno austríaco, que la protección de las fronteras exteriores contra la inmigración irregular será una de las prioridades de la Unión Europea (UE) durante los próximos seis meses. Un refuerzo que consistirá, según Juncker, en reforzar a la agencia Frontex con 10.000 efectivos más. No obstante, el jefe del Ejecutivo europeo aseguró que el objetivo de esta medida no es crear "una fortaleza europea", y recordó que "solidaridad y protección de fronteras" van juntas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook