02 de septiembre de 2018
02.09.2018
La Opinión de A Coruña

Bush y Obama elogian la figura de McCain mientras Trump se va a jugar al golf

La hija del fallecido provoca al magnate: "EEUU no tiene que volver a ser grande, siempre lo fue"

02.09.2018 | 02:19
Obama pasa ante el féretro de McCain, ayer.

Dos expresidentes de EEUU, George W. Bush y Barack Obama, rindieron ayer tributo al senador republicano John McCain, fallecido hace una semana a los 81 años, en un oficio fúnebre en la catedral nacional de Washington que, como el acto del viernes en el Capitolio, volvió a ser una muestra de bipartidismo. En las primeras filas de la iglesia se sentaron Bill y Hillary Clinton; Barack y Michelle Obama; George W. y Laura Bush; y Alan y Mary Elisabeth Gore, pero también se podía distinguir entre los asistentes a senadores de todo el espectro político, desde la progresista Elizabeth Warren hasta el republicano Lindsay Graham.

La primera en dirigirse a los asistentes fue su hija Meghan, quien no se privó de provocar a Trump cuando reivindicó "la grandeza" de Estados Unidos y aseguró que el país al que representó y defendió su padre "no necesita ser grande de nuevo, porque siempre lo fue". Hace meses, conocedor de la gravedad de su cáncer cerebral, McCain pidió explícitamente que el mandatario no fuera invitado a sus exequias, después de duros enfrentamientos políticos con él, tras lo que Trump llegó a insultarle duramente a través de las redes

Mientras se celebraba el funeral, el presidente jugaba al golf en su club de las afueras de Washington, aunque a la ceremonia sí acudieron su hija Ivanka y su esposo, Jared Kushner.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook