Más de 30.000 personas ya han sido desplazadas a causa de la reanudación de los bombardeos del régimen sirio y su aliado ruso en la región de Idlib y de la amenaza de una inminente ofensiva para acabar con el último gran feudo de los rebeldes que se oponen al régimen de Damasco.