04 de octubre de 2018
04.10.2018

Nueva York investigará la denuncia de que la fortuna de Trump nace del fraude fiscal

El magnate pagó 50 millones por heredar un millar - Críticas bipartidistas por las burlas presidenciales a la principal acusadora del juez Brett Kavanaugh

04.10.2018 | 01:27
Trump, durante el mitin en el que se burló de las acusaciones de la doctora Ford contra el juez Kavanaugh.

El departamento de Impuestos del Estado de Nueva York está investigando los supuestos fraudes fiscales del presidente de Estados Unidos Donald Trump y su familia destapados por el diario The New York Times.

El rotativo, enfrentado en una dura guerra con el magnate desde la campaña electoral de 2016, ha publicado una investigación sobre las prácticas fiscales de la familia Trump en la que concluye que el actual presidente construyó una parte importante de su fortuna con acciones dudosas y, en algunos casos, claramente fraudulentas.

Entre otras cosas, el periódico asegura que Trump y sus hermanos crearon una empresa falsa para esconder millones de dólares procedentes de sus progenitores y que minusvaloraron enormemente los activos del negocio inmobiliario de su padre para evitar el pago de grandes cantidades de impuestos.

En total, The New York Times calcula que Fred y Mary Trump transfirieron a sus hijos una fortuna de más de 1.000 millones de dólares por la que apenas pagaron al fisco 52,3 millones.

En todo caso, cualquier responsabilidad penal de Donald Trump y sus hermanos habría prescrito, dado que las supuestas irregularidades se remontan a varias décadas atrás. La Casa Blanca negó categóricamente las acusaciones del Times, mientras que el propio Presidente cargó contra el diario.

La revelación del diario neoyorquino llega cuando el principal frente político que tiene abierto Trump es su intento de que el juez Brett Kavanaugh sea confirmado por el Pleno del Senado como miembro del Tribunal Supremo.

Para intentar reforzar la causa de su protegido, el presidente estadounidense se mofó en público el martes de la primera de las cuatro mujeres que han acusado al juez de abusos sexuales, la doctora Christine Blasey Ford.

Durante un mitin en Misisipi, Trump puso en duda la versión que Ford ofreció la pasada semana ante la comisión de Justicia del Senado, en una comparecencia que tuvo honda repercusión en Estados Unidos.

"¿Cómo llegaste a tu casa? 'No me acuerdo'. ¿Cómo llegaste allí (al lugar de la agresión)? 'No me acuerdo'. ¿Dónde era? 'No me acuerdo'. ¿Hace cuantos años pasó? 'No lo sé'", ridiculizó Donald Trump, quien remató la burla con un "tomé una cerveza y es lo único que recuerdo".

La mofa no ha sido bien acogida ni por los demócratas ni por los republicanos, y todo ello a poco más de un mes de las elecciones legislativas de medio mandato. Distintos legisladores de ambos partidos han dado un paso al frente para censurar las palabras de Trump, entre ellos el senador Jeff Flake, republicano clave para la confirmación del juez.

Para el líder de la minoría demócrata del Senado Chuck Schumer, las declaraciones de Trump son "reprensibles" y, según Schumer, el presidente le debe "una disculpa inmediata" a Blasey Ford. La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders dijo que Trump estaba "declarando hechos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook