La policía británica investiga presuntos "delitos de odio antisemita" en el Partido Laborista, la principal formación opositora del Reino Unido, tras haber recibido documentación interna.

Scotland Yard anunció ayer en un comunicado que la principal responsable de la policía londinense Cressida Dick, recibió el 4 de septiembre "un dosier que contiene documentos" filtrados a la emisora LBC Radio. Este informe reúne 45 posibles casos, entre los cuales hay ejemplos de mensajes de odio publicados por miembros del partido en las redes sociales.

Los laboristas han lidiado con acusaciones de antisemitismo que mancharon la reputación de su líder Jeremy Corbyn, y llevaron a algunos de sus miembros a dejar la formación. Corbyn, representante del sector izquierdista del partido, es acusado de no actuar con suficiente dureza ante los comentarios antisemitas de algunos militantes.