09 de noviembre de 2018
09.11.2018

La hospitalización de una anciana jueza del Supremo inquieta a los demócratas

La incapacitación o retirada de Ruth Bader Ginsburg, de 85 años, consolidaría la mayoría conservadora en el tribunal de EEUU

09.11.2018 | 02:25
La juez Ruth Bader Ginsburg.

La hospitalización de la magistrada del Tribunal Supremo de Estados Unidos -EEUU- Ruth Bader Ginsburg, de 85 años, inquieta seriamente a los demócratas dado que su incapacitación o retirada a causa del accidente que sufrió el miércoles en su oficina daría la oportunidad al presidente Donald Trump de nombrar a un tercer magistrado de la corte y conseguir, de esta forma, inclinar todavía más la balanza hacia el lado conservador.

El Supremo estadounidense está compuesto ahora por cinco jueces conservadores y cuatro progresistas, una de ellos Bader Ginsburg, conocida por sus posiciones sobre el aborto y que, en 1993, cuando tenía 60 años, logró convertirse en la segunda mujer en acceder al alto tribunal federal a propuesta del entonces presidente Bill Clinton. En la década de los años 70 fue pionera en la lucha por la igualdad de género y se ha convertido en un icono cultural, muy popular en las redes sociales, en especial entre los jóvenes.

La magistrada tuvo que ser hospitalizada en la noche del miércoles después de que se rompiera tres costillas como consecuencia de una caída en su despacho.

Los puestos en el Supremo de Estados Unidos tienen carácter vitalicio y las decisiones que toma pueden afectar durante años a la sociedad estadounidense en asuntos de relevancia como el derecho al aborto, el control de armas o el medio ambiente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook