18 de noviembre de 2018
18.11.2018

La CIA atribuye al heredero saudí la orden de matar a Khashoggi

El Departamento de Estado de EEUU niega que exista una explicación oficial sobre el asesinato del periodista en Turquía

18.11.2018 | 00:50
Mohammed din Salman.

La Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos atribuye al príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán, la orden de asesinar al periodista crítico Jamal Khashoggi en el consulado del reino en Estambul a principios de octubre. La portavoz del Departamento de Estado norteamericano, Heather Nauert, desmintió ayer la información de distintos medios periodísticos y aseguró que la Administración estadounidense todavía no llegó a una conclusión definitiva para atribuir la responsabilidad del asesinato del periodista.

Khashoggi, según reconoce Riad, fue asesinado por un grupo de agentes llegados desde Arabia Saudí, algunos cercanos al príncipe heredero, en el consulado, adonde acudió el pasado 2 de octubre para recoger unos documentos que le permitieran casarse con su prometida turca.

El periódico afirma que la CIA averiguó que Khashoggi, que vivía en Washington, conversó con el embajador saudí en Estados Unidos y hermano del príncipe heredero, Jaled bin Salmán, sobre el viaje a Turquía para obtener los documentos. Según la agencia de inteligencia, el embajador instó a Khashoggi a realizar los trámites en Estambul a petición de su hermano y le garantizó que no le pasaría nada. No está claro, indica el rotativo, si el embajador era conocedor de los planes de asesinar a Khashoggi.

Una portavoz de la embajada saudí en Estados Unidos negó a The Washington Post que el representante diplomático y el periodista hablasen de "nada relacionado con ir a Turquía" y dijo que las conclusiones de la CIA son "falsas".

The New York Times también publicaba ayer una información sobre las conclusiones de la CIA, en la que explica que la agencia estadounidense interceptó llamadas del príncipe heredero y del grupo que mató a Khashoggi en los días previos al crimen. Las llamadas apuntan a que el príncipe buscaba maneras de atraer de vuelta a Khashoggi a Arabia Saudí, aunque en las conversaciones interceptadas no consta que el heredero lo quisiera muerto.

El rotativo neoyorquino indica que la creencia de la CIA se basa en el férreo control que tiene Mohamed bin Salmán sobre todo lo que ocurre en su país, aunque no tiene pruebas directas que vinculen al príncipe con el asesinato. Según el Post, la CIA ve a Mohamed bin Salmán como un "buen tecnócrata" pero volátil, arrogante y alguien que "va de cero a cien, que no parece entender que hay algunas cosas que no puede hacer". La agencia estadounidense cree que el príncipe "sobrevivirá" al escándalo de Khashoggi y que su futuro como rey saudí se "da por hecho".

"Las recientes informaciones que apuntan a que el Gobierno estadounidense ha llegado a una conclusión definitiva no son exactas", desmintió ayer la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert. Para la administración estadounidense "sigue habiendo muchas preguntas sin responder con respecto al asesinato del señor Jashogi". Nauert afirma que el Departamento de Estado seguirá estudiando los hechos y colaborando para que los responsables de la muerte del periodista rindan cuentas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook