El plan del presidente estadounidense Donald Trump, para la paz entre israelíes y palestinos, esperado desde hace meses, es una "pérdida de tiempo", declaró ayer la ministra de Justicia israelí Ayelet Shaked. "Sé que actualmente no hay futuro para esos proyectos, pero esperaremos a ver lo que EEUU propone", dijo. Trump indicó a finales de septiembre que el plan podría ser presentado en "dos, tres o cuatro meses". Trump expresó también por primera vez, sin comprometerse, una preferencia por la solución de dos Estados, es decir por la creación de un Estado palestino.