01 de diciembre de 2018
01.12.2018
La Opinión de A Coruña

La tensión por Ucrania y el heredero saudí marcan el inicio del G-20

Solo Putin salva del vacío a Bin Salmán - Protestas contra Trump y el FMI en una Buenos Aires semidesierta y blindada

01.12.2018 | 01:38

La canciller alemana Angela Merkel, se perdió ayer la foto de familia y la inauguración oficial de la cumbre del G-20, después de que una avería de su avión la obligase el jueves por la noche, cuando volaba sobre Holanda, a regresar hacia Colonia, donde pasó la noche. El ejército del aire alemán descartó que la avería pudiera deberse a un sabotaje, en contra de lo anunciado por el diario Rheinische Post que aseguró que el piloto, muy experimentado, calificó la avería de "fallo sin precedentes" Ante la imposibilidad de servirse de un avión de recambio, Merkel viajó ayer hasta Madrid, donde ella y sus acompañantes embarcaron en un avión de la compañía española Iberia con rumbo a Buenos Aires.

La cumbre del G-20 en Buenos Aires arrancó ayer en un ambiente de tensión por la crisis del mar de Azov y la incómoda presencia del príncipe heredero saudí, salpicado por la sospecha de haber ordenado el asesinato del periodista Jamal Kashoggi. Solo el presidente ruso Vladímir Putin, que no dudó en chocar palmas y bromear entre risotadas con el hijo del rey de Arabia, salvó del vacío a Mohamed bin Salmán, quien fue cortésmente saludado por los presentes, pero quedó aislado en una esquina en la foto de familia.

El presidente estadounidense Donald Trump, que ha decidido dar carpetazo al caso Khashoggi para preservar la relación estratégica con Arabia, conversó brevemente con Bin Salmán. La primera ministra británica Theresa May, que tenía previsto reunirse con él la pasada madrugada -hora local-, prometió ser "muy contundente" en su petición de explicaciones por el "terrible asesinato" del disidente saudí. En el exterior Buenos Aires se había convertido en una ciudad semidesértica, la que la jornada fue declarada festiva, tomada por un espectacular dispositivo de seguridad que incluyó dejar el metro fuera de servicio . Ello no impidió que decenas de miles de personas se manifestaran contra la cumbre que reúne a los mandatarios de 20 países que representan el 85% del PIB mundial. Conpancartas en las que podía leerse Fuera Trump y Fuera el FMI, los manifestantes recorrieron sin incidentes la céntrica avenida del 9 de julio, cuyas salidas habían sido bloqueadas con vallas metálicas custodiadas por 2.500 agentes policiales y guardias de infantería. "Vinimos a manifestar, a repudiar a los representantes de las potencias imperialistas, y queremos hacerles saber que no son bienvenidos en nuestro país", declaró a la Agencia France Presse Florencia di Llelo, que desfiló con el Partido de Trabajadores Socialistas.

Tanta tensión dejó en segundo plano la agenda de una reunión sobrevolada por el fantasma de la guerra comercial entre EEUU y China, sobre la que Trump no dudó en asegurar que espera progresos hacia un acuerdo. Esta noche -hora local- tiene previsto cenar con el líder chino, Xi Jinping. En Ucrania, el Gobierno limitó el acceso de los varones extranjeros de 16 a 60 años a las 10 regiones del país bajo ley marcial para evitar provocaciones y sabotajes. Rusia decidió trasladar a Moscú a los 24 marinos detenidos el domingo durante la captura de 3 navíos ucranianos que desencadenó la crisis y que ha provocado la suspensión de la reunión que hoy debían mantener en el G-20 Trump y Putin.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook