07 de diciembre de 2018
07.12.2018

Moción de censura contra el Gobierno francés por la crisis de los 'chalecos amarillos'

El Elíseo prepara "medidas excepcionales" por temor a otra jornada de violencia mañana

07.12.2018 | 01:03
Protesta de los ´chalecos amarillos´ en Gaillon (Francia).

Los partidos de izquierda en el Parlamento francés presentarán el próximo lunes una moción de censura contra el Gobierno por su gestión de la crisis de los chalecos amarillos y para presentar que "otra vía es posible".

Según anunció ayer el primer secretario del Partido Socialista (PS), Olivier Faure, la moción de censura tiene el respaldo de La Francia Insumisa (izquierda radical) y del Partido Comunista, aunque desean que otros grupos se sumen a su iniciativa en la Asamblea Nacional.

En declaraciones a la prensa, Faure explicó que los tres grupos van a "buscar que en los próximos días se amplíe el marco" de los partidos que se sumen a la moción, que tiene escasas opciones de prosperar debido a la cómoda mayoría absoluta de la que dispone el partido gubernamental, La República En Marcha.

Los diputados deberán votar en la Asamblea Nacional la moción de censura al menos 48 horas después de su presentación.

"Vemos claramente que hay un gobierno que va directo contra la pared y que mantiene la misma lógica política. Nuestra responsabilidad colectiva es detener esto y asegurarnos de que cambiamos de gobierno, y por tanto de política", señaló, por su parte, Ugo Bernalicis, diputado de La Francia Insumisa. Para el representante izquierdista, si los políticos no encauzan el malestar "llegará el desorden".

El primer ministro, Édouard Philippe, anunció ayer que se van a movilizar "medios excepcionales" para las protestas de los chalecos amarillos programadas para mañana, ante el temor de que la convocatoria degenere en violencia, en particular en París.

Esos efectivos suplementarios se sumarán a los 65.000 miembros de las fuerzas de seguridad ya desplegadas en todo el país, explicó en el Senado Philippe, que reiteró el llamamiento a los chalecos amarillos a que no participen en la manifestación de la capital, para evitar ser instrumentalizados por los violentos.

El Elíseo lanzó este miércoles la advertencia de que se ha detectado que hay "un núcleo duro de varios miles de personas" que tiene intención de acudir a la ciudad "para destrozar y para matar".

La ministra de Ordenación del Territorio, Jacqueline Gourault, lanzó un mensaje de advertencia sobre las protestas, porque "hay elementos violentos que quieren que Francia caiga en el caos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook