08 de diciembre de 2018
08.12.2018

La CDU de la canciller alemana Angela Merkel resiste en el centro, pero sin ella

La hasta ahora 'número dos', Annegret Kramp-Karrenbauer, sucede a la líder de Alemania al frente del partido, venciendo por escaso margen al candidato derechista

08.12.2018 | 02:00
Kramp-Karrenbauer y Merkel al finalizar la votación para suceder a la canciller al frente de la CDU.

La CDU no gira a la derecha. La hasta ahora secretaria general, Annegret Kramp-Karrenbauer, sucedió ayer a Angela Merkel al frente del partido cristiano-demócrata, tras dieciocho años de liderazgo de la canciller. Los delegados no cedieron al rampante derechismo que hace mella en el bloque conservador -sobre todo, en la formación hermanada, la bávara CSU- por el empuje de la ultraderechista Alternativa por Alemania -AfD-.

AKK, como se conoce a la secretaria general del partido y ahora presidenta de la CDU, se impuso por un 51,8% en el congreso del partido celebrado en Hamburgo, frente al 48,2% que cosechó el representante del ala derechista Friedrich Merz. El tercer candidato en liza, Jens Spahn, también crítico con la gestión de Merkel, quedó descartado en la primera vuelta.

La victoria de Kramp-Karrenbauer era esperada, en tanto que sucesora natural de Merkel, pero el resultado de la votación, más ajustado de lo que se preveía, es un aviso para un partido que puede entrar en horas bajas cuando la canciller deje el cargo, en principio al finalizar el presente mandato, en 2021.

De los siete políticos que estuvieron al frente de la CDU antes de AKK, cinco ocuparon también la Cancillería. Solo Rainer Barzel, que presidió el partido entre 1971 y 1973, y Wolfgang Schäuble, entre 1998 y 2000, no fueron jefes de Gobierno.

AKK sigue la pauta de Merkel

"Acepto la designación y agradezco la confianza", dijo la elegida tras saberse ganadora y aún con lágrimas en los ojos.

Kramp-Karrenbauer inició su carrera política hace más de tres décadas en su localidad natal, Püttlingen, en el suroeste de Alemania, cerca de la frontera con Francia. Desde 2010 forma parte de la Ejecutiva de la CDU y formó parte de la delegación cristiano-demócrata que negoció el acuerdo para la formación de una nueva gran coalición con el SPD.

En febrero, siendo primera ministra de Sarre, fue ascendida a número dos del partido cuyo mando asume ahora.

Durante el discurso previo a la votación del millar de delegados reunidos en Hamburgo, Kramp-Karrenbauer describió a la CDU como "el último unicornio de Europa" por el alto nivel de apoyo del que sigue gozando entre la ciudadanía y llamó a la formación a demostrar más "valor" y "confianza" de cara al futuro.

"Si tenemos valor viviremos en una Europa fuerte, en una Europa con un euro a prueba de crisis y con un Ejército europeo que sea una realidad", defendió, asumiendo como propio el programa de su predecesora.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook