11 de diciembre de 2018
11.12.2018

Macron sube cien euros el salario mínimo y exime de impuestos y cargas las horas extra

El presidente galo intenta calmar a los 'chalecos amarillos' con unas medidas que no incluyen restaurar el impuesto a las grandes fortunas

11.12.2018 | 01:18
Macron, durante su alocución de anoche a los franceses.

Cien euros de subida del salario mínimo -cuyo importe bruto actual es de 1.498 euros en doce pagas- ha sido la medida estrella lanzada anoche, en una comparecencia televisiva, por el presidente de Francia Emmanuel Macron, para tratar de aplacar la ira de los chalecos amarillos.

Junto a ese aumento, Macron anunció que las horas extra quedarán exentas de impuestos y cargas sociales desde 2019, al igual que se avino a suprimir, para los jubilados que cobren menos de 2.000 euros al mes, las alzas previstas en el impuesto conocido como Contribución Social Generalizada, que se destina a financiar la Seguridad Social y los pagos a los parados.

Sin embargo, añadió, no dará marcha atrás en la supresión del impuesto a las grandes fortunas -"dar marcha atrás nos debilitaría", aseguró, en alusión a la temida fuga de capitales si se restaura ese gravamen-.

El mandatario galo solicitó además a los empresarios "que puedan" que entreguen a sus empleados una prima de fin de año que también quedará exonerada de gravámenes. El líder de la Izquierda Insumisa Jean-Luc Mélenchon, denunció de inmediato que ese pago voluntario no representa ninguna novedad.

En un discurso de trece minutos, Macron reconoció que sus palabras "han herido a algunos" en el pasado y consideró justificado el descontento que ha desencadenado las protestas, iniciadas a comienzos de noviembre y caracterizadas, en particular el sábado 1 de diciembre, por fuertes violencias. En consecuencia, anunció que decreta un "estado de emergencia económico y social" para hacer frente al descontento y que pedirá a las grandes empresas, con cuyos responsables se reunirá en los próximos días, que hagan un esfuerzo. En un alocución televisada de trece minutos de duración, admitió que el país afronta "un momento histórico" y pidió a las grandes empresas que participen en el esfuerzo necesario para cambiar la situación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook