El Gobierno de Italia, de coalición entre la ultraderechista Liga y el antisistema M5S logró ayer in extremis la aprobación del Parlamento a los Presupuestos para el próximo año avalados por la Comisión Europea. Los dos partidos gubernamentales se quedaron solos en la aprobación de las cuentas, que ya había sido conseguida en el Senado el pasado día 23.

Las cuentas italianas obtuvieron el aval de la Comisión después de que Roma accediera a rebajar su previsión de déficit para 2019 hasta el 2,04% del Producto Interior Bruto, frente al 2,4% propuesto en un primer momento y rechazado por Bruselas en una decisión sin precedentes, que vino acompañada de la amenaza de sanciones.