El 116º Congreso de Estados Unidos constituido ayer es el más diverso de la historia, con números récord de mujeres y latinos entre los legisladores, y con la entrada de las primeras mujeres musulmanas y nativo americanas como miembros de la Cámara de Representantes, entre otros hitos. Un total de 127 mujeres -102 en la Cámara Baja y 25 en el Senado- se impusieron en sus batallas electorales en los comicios legislativos de noviembre pasado, aunque todavía representan menos del 25 por ciento del total de miembros del Congreso. Entre ellas, se encuentran las dos primeras mujeres musulmanas en llegar al ente legislativo, Ilhan Omar y Rashida Talib, y las dos primeras de origen nativo americano en hacerlo, Sharice Davids y Deb Haaland.

También ayer inició su carrera la legisladora más joven elegida para el Congreso, la hispana Alexandria Ocasio-Cortez, de 29 años, que representa al distrito 14 del estado de Nueva York. La joven legisladora forma parte también de la cifra récord de 43 congresistas latinos que servirán a partir de hoy en ambas cámaras, que representarán a los 57 millones de habitantes hispanos del país. La comunidad afroamericana está representada solo con dos miembros en el Senado, una cámara en la que 91 de los 100 integrantes son de raza blanca.

En la Cámara de Representantes hay 55 legisladores negros, el segundo grupo racial más representado después de los blancos, que cuentan con 317 del total de 435 miembros. Otro colectivo, el de las personas LGTB, cuenta desde ayer con diez legisladores, ocho de ellos en la Cámara de Representantes y dos en el Senado. Más del 90% de los congresistas son cristianos, mayoritariamente protestantes, mientras que el budismo, el islamismo, el hinduismo y el ateísmo ocupan el 10% restante.