19 de enero de 2019
19.01.2019
La Opinión de A Coruña

Alemania defiende la posibilidad de que la UE renegocie el acuerdo del 'Brexit'

May conversa con la canciller Merkel n Acuerdo bilateral hispanobritánico para que los nacionales de cada país puedan participar en las elecciones locales

19.01.2019 | 01:13
Merkel, ayer, en Berlín.

Alemania hizo ayer un gesto que se ha interpretado como un intento de salir del callejón sin salida en el que está el Brexit. El Ministro de Exteriores germano Heiko Maas, defendió que haya un debate en la Unión Europea -UE- sobre la posibilidad de renegociar el Acuerdo de Salida tumbado por el Parlamento británico el pasado martes.

Las palabras de Maas representan una ruptura con las posiciones expresadas hasta ahora por los presidentes de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker, y del Consejo Europeo Donald Tusk, así como por la canciller Merkel e incluso el propio Maas, quien todavía el jueves aseguró que veía "difícilmente imaginable" una reapertura del acuerdo.

"Al final, la cuestión se centrará en preguntarse si se reabre o no el acuerdo, lo cual necesita la aprobación de los 27 Estados Miembros y significa que todos tienen que tomar parte. Esto es lo que tiene que discutirse ahora", afirmó el jefe de la diplomacia germana.

El jueves, la primera ministra británica Theresa May, mantuvo conversaciones con Merkel y con el primer ministro holandés Mark Rutte, que la líder conservadora consideró "constructivas". Está previsto que May converse este fin de semana con otros líderes europeos, después de que ayer lo hiciese también con Juncker y Tusk. Ni la Comisión ni el Consejo facilitaron detalles sobre las conversaciones, más allá de que se abordaron en ellas "los próximos pasos del lado británico" y se intercambiaron informaciones sobre las posiciones de una y otra parte.

La apertura adelantada ayer por Alemania dotaría de sentido una petición de retraso en la fecha de salida por parte británica. Se ha insistido mucho en fuentes comunitarias en esta solución provisional, exigiendo incluso que vaya precedida de un acuerdo entre May y la oposición británica, pero una negativa de la Unión Europea a renegociar quitaría todo sentido a la prórroga.

Consciente de ello, May ha mantenido en las últimas horas una serie de líneas rojas: no a seguir en la unión aduanera, no a excluir de antemano un Brexit duro y no a solicitar una prórroga, que debería ir acompañada de un razonamiento que la justificase.

Doble desafío para May

En todo caso, la cita más inminente de Theresa May es el lunes en los Comunes, donde debe explicar a los diputados británicos cuál es su plan B tras el rechazo del Acuerdo de Salida. La premier británica siguió trabajando ayer contrarreloj en ese plan, para lo que se reunió con más de la mitad de sus ministros.

El lunes, May no solo afrontará el reto de que convencer a la oposición sino también el de ganarse a los 118 compañeros conservadores que votaron contra el acuerdo el martes y propiciaron de esa forma la derrota más abultada de un gabinete británico en un siglo. Los diputados votarán de nuevo el próximodía 29.

En España, el Gobierno notificó, entre tanto, la aprobación de un acuerdo bilateral con Londres para permitir la participación en las elecciones municipales de los nacionales de cada país residentes en el otro como parte de la defensa de los derechos de los ciudadanos afectados por el Brexit.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook