El PP criticó ayer al presidente Sánchez, por seguir "dando aire a la dictadura" en Venezuela con su plazo de ocho días para convocar elecciones. "Sánchez había retardado durante cuatro días críticos el reconocimiento de la Unión Europea al presidente encargado, Juan Guaidó, y lo sigue retrasando una semana más", aseguran los populares en una nota.

Según el partido de Pablo Casado, el Gobierno no ha querido dar "un paso decente en el que decir 'basta ya' a la dictadura comunista de Maduro", y sigue "sin reconocer" a Guaidó como presidente, dando así "la espalda al consenso internacional". En opinión de los populares, Sánchez se ha convertido en "el mejor aliado de la tiranía comunista", dando a la dictadura el tiempo que necesita para "aumentar la represión y tratar de ahogar el movimiento democrático".

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, consideró en un tuit que es "inasumible" que "un tirano" como Maduro convoque elecciones libres en Venezuela en ocho días. Para Rivera, cada día que pasa sin que España reconozca a Guaidó como presidente de Venezuela "es un día perdido para la democracia y la libertad allí".

Desde Podemos, los principales socios de Sánchez en el Congreso, su coordinador de la Secretaría Internacional, Pablo Bustinduy, calificó de "irresponsable" el "ultimátum" a Maduro y advirtió que sólo contribuye a alentar el "caos" y la "confrontación". En una serie de tuits, Bustinduy se pregunta qué piensan hacer Sánchez y la UE "al día siguiente de reconocer a Guaidó". "¿Quién va a ejercer como mediador? ¿Apoyarán también un golpe militar? ¿Una guerra?", inquiere el portavoz de Exteriores de Podemos.