20 de febrero de 2019
20.02.2019
La Opinión de A Coruña

Macron amenaza a los profanadores de tumbas hebreas en un día de movilizaciones

Ataque a 90 sepulturas en un cementerio de Alsacia n "No depende de los judíos defenderse, sino de la República", advierte el presidente galo

20.02.2019 | 00:48
Macron pasa ante una tumba con una esvástica en el cementerio francés de Quatzenheim.

Francia vivió ayer una jornada de movilizaciones contra los crecientes ataques antisemitas, con varias concentraciones en todo el país. La clase política se pronunció de modo general contra estas agresiones, que en 2018 registraron una subida del 74%, aunque la Agrupación Nacional de Marine Le Pen hizo su propio acto en París al no ser invitada al general, organizado por los socialistas.

Horas antes de las protestas, 90 sepulturas judías fueron profanadas con cruces gamadas y pintadas antisemitas en el cementerio de Quatzenheim (Alsacia), próximo a Estrasburgo. El presidente francés Emmanuel Macron, rindió visita al cementerio, donde afirmó que "quienes han hecho esto no son dignos de la República, que les castigará". Macron anunció que "se tomarán medidas, se activarán las leyes y se castigará" a los culpables. También subrayó su "determinación" de luchar contra el antisemitismo y proclamó que "no depende de los judíos de Francia defenderse, sino que depende de la República Francesa". Datos publicados la semana pasada muestran que en 2018 se registraron más de 500 ataques antisemitas.

El pasado sábado, varios chalecos amarillos fueron grabados insultando en París al filósofo Alain Finkielkraut, hijo de un superviviente del Holocausto.

La noticia de estos insultos tuvo amplia repercusión dentro y fuera del país. El ministro del Interior Christophe Castaner, informó el domingo de que "un sospechoso" ha sido identificado, ya que su rostro era visible en diferentes vídeos del incidente. Fuentes de la investigación revelaron que el individuo está fichado por los servicios secretos como integrista islámico, de tendencia salafista.

En los vídeos de la agresión se escucha a varios manifestantes llamar a Finkielkraut "asqueroso sionista de mierda" o "asqueroso racista de mierda". El sospechoso identificado por Interior le dice: "Vas a morir, Dios va a castigarte. Irás al infierno", al tiempo que afirma: "Francia somos nosotros". Francia acoge a la comunidad judía más grande de Europa, con 550.000 personas.

Cuatro personas resultaron ayer heridas en pleno centro de Marsella -sureste de Francia- durante un ataque con arma blanca contra transeúntes, perpetrado por un individuo que fue abatido posteriormente por la Policía.

El atacante apuñaló a dos personas -a una de ellas en la nuca- e intentó abrir fuego contra varios agentes policiales al ver que había sido localizado. Los otros dos heridos fueron personas alcanzadas por esquirlas de bala, en un caso provenientes de disparos de la Policía. El otro caso estaba anoche todavía sin esclarecer.

Las autoridades han clasificado la agresión como un "delito común", sin descartar la motivación terrorista, basándose en que, según afirmó el procurador de Marsella Xavier Tarabeau, "en ningún momento el sospechoso gritó Allahu Akbar -Alá es el más grande-", aunque preguntaba su nacionalidad a los transeúntes en francés y en otra lengua. Fuentes oficiales señalaron que el atacante, de 36 años, cuya identidad no ha trascendido, había salido de prisión en octubre de 2018 tras ser condenado por la muerte de su padre en 2005. El hombre no presentaba un historial de radicalización carcelaria conocido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook