01 de marzo de 2019
01.03.2019

El levantamiento de las sanciones deja en un fiasco la segunda cumbre Kim-Trump

Cada una de las partes atribuye a las excesivas pretensiones de la otra un fracaso que podría cerrar la puerta a nuevas negociaciones entre ambos países

01.03.2019 | 00:39

La segunda cumbre entre el presidente de EEUU, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, terminó ayer abruptamente ante la brecha que separa sus posiciones sobre el levantamiento de todas las sanciones, para lo cual EEUU exige la desnuclearización total, que Pyonyang no acepta.

La segunda jornada de la cumbre de Hanoi comenzó con señales de sintonía entre los líderes, pero se cerró sin la firma de la declaración conjunta que habían negociado ambas partes y con la admisión de Trump de que es posible que no vuelva a reunirse con Kim en "mucho tiempo". "Fueron dos días muy interesantes, incluso productivos, pero a veces hay que retirarse, y ésta es una de esas veces", afirmó Trump. Según el presidente estadounidense, Kim le ofreció desmantelar el centro de investigación nuclear de Yongbyon, donde produce su combustible para bombas atómicasy a cambio pidió un levantamiento de sanciones que Washington consideró inaceptable. Esta explicación resulta discrepante con la que ayer ofrecía Corea del Norte. Su ministro de Exteriores Ri Yong Ho, atribuye el fracaso a las excesivas pretensiones de EEUU. de acceder Washington a retirar parcialmente las sanciones, Corea del Norte podría desmantelar de forma permanente toda la producción de material nuclear bajo supervisión de EEUU, afirmaba Ri Yong Ho. Ambas partes llevaban semanas negociando una declaración conjunta para dar seguimiento a la suscrita en la histórica cumbre de Singapur, en la que planeaban incluir avances en materia de desnuclearización a cambio de un modesto relajamiento de las sanciones económicas de Washington. Se rumoreaba que Trump y Kim podrían firmar una declaración de paz en la península coreana, un documento no vinculante pero de peso simbólico en una región que sigue técnicamente en guerra tras el armisticio de 1953. También estudiaban establecer oficinas "de enlace" en sus capitales, primer paso para iniciar relaciones diplomáticas y se esperaban avances en la devolución de los restos de soldados estadounidenses caídos en la guerra de Corea. Todo eso se quedó en el tintero ante un desacuerdo en el tema de la desnuclearización, sobre el que no ha habido avances desde Singapur por la falta de una hoja de ruta y las diferencias respecto a qué significa ese término.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook