16 de marzo de 2019
16.03.2019
Protestas

El regreso a las calles de los chalecos amarillos deja alrededor de 200 detenidos

La violencia ha vuelto a marcar las movilizaciones en Francia contra el Gobierno de Macron

16.03.2019 | 21:54
El regreso a las calles de los chalecos amarillos deja alrededor de 200 detenidos

Al menos 192 personas han sido detenidas durante los disturbios de este sábado durante una nueva jornada de movilizaciones de los "chalecos amarillos" en el que es ya el 18º sábado consecutivo de protestas, según ha informado la Policía.

Esta cifra de detenidos es considerablemente superior a la de jornadas anteriores de protesta y coincide con un incremento de la violencia con barricadas, saqueos de comercios de lujo y enfrentamientos con las fuerzas de seguridad en el centro de París.

En cuanto a la participación, las autoridades han reconocido 32.300 manifestantes en toda Francia, 10.000 de ellos en París, un aumento importante con respecto al sábado pasado, cuando a la misma hora se habían contabilizado 28.000 manifestantes en toda Francia, 3.000 de ellos en París.

Además, se ha informado de al menos 60 heridos, incluidos once heridos leves -incluidos dos policías- debido a un incendio en una sucursal bancaria de la avenida Franklin D. Roosevelt parisina. "Dos personas han sido salvadas de las llamas, una mujer y su bebé, que habían quedado atrapados en el segundo piso", ha explicado el departamento de bomberos.

El ministro del Interior, Christophe Castaner, ha subrayado en torno a las 14.00 horas que el fuego está bajo control y ha atribuido el incidente a "asesinos" infiltrados entre los manifestantes del movimiento de los "chalecos amarillos". "Los individuos que cometieron este acto no son ni manifestantes ni matones: son asesinos", ha señalado Castaner.

También la alcaldesa de París, la gaditana Anne Hidalgo, ha condenado "los abusos insoportables cometidos". "Condeno en los términos más enérgicos los abusos insoportables cometidos", ha indicado Hidalgo en su cuenta en Twitter.

Tanto la prensa como las autoridades han denunciado la presencia de "matones" y "radicales anticapitalistas" entre los "chalecos amarillos". "¡Emmanuel Macron, jefe de la estafa!" o "¡Vamos a registrar tu casa!" han sido algunas de las consignas coreadas.

Un manifestante golpea a un policía en París. Foto: Reuters

Entre los incidentes registrados cabe destacar el saqueo a manos de individuos vestidos de negro y encapuchados del histórico restaurante de lujo Le Fouquet y de las tiendas de Hugo Boss, Bulgari y Nespresso en la zona de los Campos Elíseos. Además ha sido incendiado un kiosko de prensa.

El restaurante Le Fouquet ha sido objetivo de un ataque a media mañana con la rotura de los paneles colocados en los escaparates e irrupción en su interior, pero a mediodía ha vuelto a ser atacado e incluso ha sido incendiado.

Unos 1.500 "ultraviolentos"


El ministro del Interior, Castaner, ha denunciado igualmente la presencia de "matones profesionales" y ha emplazado a la Policía a responder "con la mayor firmeza". Castaner ha asegurado que "los matones han venido a atacar París". "Los ultraviolentos, unos 1.500, están ahí, responden al llamado a la violencia de algunos líderes de los chalecos amarillos (...). He dado instrucción de no dejar pasar nada", ha apuntado.

Para Castaner, el movimiento de "chalecos amarillos ya no existe en la vida cotidiana", sino que se trata ya de un movimiento que se retroalimenta con apenas 200 personas movilizadas.

Las protestas se han reproducido un sábado más en otras ciudades francesas como Burdeos, centro neurálgico de la movilización en los últimos mses, donde fue saqueada una sucursal bancaria y se han producido disturbios esporádicos con enfrentamientos entre manifestantes y policías.

En Toulouse se han manifestado entre 2.500 y 3.000 "chalecos amarillos", según la Policía. Los manifestantes han lanzado objetos contra los antidisturbios, que respondieron con gas lacrimógeno. Al menos siete manifestantes han sido arrestados.

Regreso de Macron


Mientras, el presidente francés, Emmanuel Macron, ha regresado a París tras cancelar sus vacaciones en La Mongie, en los Pirineos, y se encuentra ya en el Palacio del Elíseo donde se ha citado con los miembros de la célula de crisis del Ministerio del Interior.

Las movilizaciones de los "chalecos amarillos" comenzaron en noviembre para protestar contra la subida de los impuestos al diésel y en diciembre alcanzaron su punto álgido con las protestas contra la represión de las manifestaciones hasta el punto que Macron anunció un paquete de medias económicas para mejorar las condiciones de vida de la clase media y trabajadora.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook