16 de marzo de 2019
16.03.2019
Terrorismo Diecisiete minutos de muerte en directo en Facebook

Un supremacista masacra a 49 personas en dos mezquitas de Nueva Zelanda

El atentado ha dejado medio centenar de heridos, 20 graves - El terrorista, un australiano de 28 años, fue detenido junto a un hombre y una mujer - Los atacantes tenían explosivos en coches

16.03.2019 | 01:53

Nueva Zelanda vivió ayer el peor atentado terrorista de su historia, transmitido en directo por su autor, un supremacista blanco, durante 17 minutos a través de Facebook.

Al menos 49 fieles islámicos fueron masacrados a tiros y otros 48 resultaron heridos, 20 de ellos graves, en dos mezquitas de la localidad de Christchurch. El autor material del ataque, un australiano de 28 años, Brenton Tarrant, fue detenido, al igual que dos supuestos cómplices, un hombre y una mujer, en cuyos vehículos se hallaron armas y explosivos. Ninguno de ellos estaba fichado. Una cuarta persona también fue arrestada, siendo puesta en libertad horas después.

Mensajes en las redes

Los ataques comenzaron hacia las dos de la tarde de ayer día de oración musulmana. Tarrant, que grabó la masacre con una cámara instalada sobre su cabeza, descendió de un coche y, provisto de dos armas largas, se dirigió a la primera mezquita, la de Al Noor, donde rezaban cientos de musulmanes. Disparó con un rifle a quienes se encontraban junto a las puertas y luego vació varios cargadores en el interior. Después de cinco minutos de tiroteo, salió del templo, cambió de arma y regresó para rematar a cuantos supervivientes pudo alcanzar.

A continuación, el supremacista australiano se dirigió a la mezquita de Linwood, situada a unos seis kilómetros y medio de la primera, donde mató a otras siete personas. Uno de los heridos falleció poco después en un hospital. "Había un banco, metí el cuerpo debajo y las piernas se me quedaron fuera. Intenté hacer como que no respiraba y él cambió de cargador creo que siete veces. Fue recorriendo las diferentes estancias de la mezquita y disparó a diestro y siniestro", declaró un testigo a la prensa local.

El asesino, que iba vestido con ropa militar tiene cuentas en Twitter y Facebook en las que colgó un largo manifiesto xenófobo y ultranacionalista. Hace días había subido imágenes de las armas que finalmente acabó empleando en la masacre de ayer.

En las imágenes de Facebook puede verse que los cargadores llevaban escritos numerosos nombres con pintura blanca, todos ellos relacionados con episodios de lucha contra musulmanes, entre ellos el de Pelayu, en alusión al primer rey de la monarquía asturiana. También el de el neonazi español Josué Estébanez, que cumple 26 años de condena por el asesinato del antifascista Carlos Palomino en 2007 en el metro de Madrid y el del ultraderechista noruego Anders Breivik, que en julio de 2011 asesinó a 77 personas en Oslo y la isla de Utoya.

Nuevo golpe en Christchurch

La conmoción y las expresiones de condena se extendieron por todo el mundo al conocerse la noticia de la masacre, a la vez que se reforzaban las medidas de seguridad en numerosos países y se protegían las mezquitas de países no islámicos. La primera ministra neozelandesa Jacinda Ardern, resaltó que su país ha sido siempre "un hogar" para quienes comparten sus valores y "un refugio para cuantos lo necesitan". Arden se mostró orgullosa de los 200 orígenes étnicos y las 160 lenguas que conviven en Nueva Zelanda. Christchurch, de casi 400.000 habitantes, fue devastado en 2011 por un terremoto que mató a 185 personas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook