17 de marzo de 2019
17.03.2019

Nueva Zelanda restringirá el acceso a las armas tras la masacre islamófoba

La Policía confirma que el supremacista Tarrant perpetró los ataques en las dos mezquitas en 36 minutos y que tenía intención de seguir matando

17.03.2019 | 02:27
Dos policías custodian a Tarrant (con la cara velada) en el tribunal de distrito de Christchurch.

Nueva Zelanda restringirá el acceso a algunos tipos de armas, caso de los rifles semiautomáticos. Así lo anunció ayer el fiscal general del país, David Parker, un día después de la masacre de al menos 49 personas en dos ataques contra sendas mezquitas en la ciudad de Christchurch llevados a cabo por el supremacista blanco australiano Brenton Tarrant, que transmitió en directo uno de ellos a través de la red social Facebook.

Parker se preguntó quién debe ser responsabilizado por esta apología del asesinato. "¿Cómo puede ser correcto que esta atrocidad sea grabada por el asesino con una GoPro (cámara personal de alta definición) y transmitida en directo a todo el mundo por las empresas de redes sociales?", se preguntó Parker. "¿Cómo puede ser correcto? ¿A quién se debe responsabilizar por eso?".

Las indignadas declaraciones de Parker llegaron algo después de que la primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, afirmara que las leyes sobre tenencia de armas "cambiarán". "Ahora es el momento del cambio", anunció, no sin antes agregar que el responsable de los ataques más sanguinarios de la historia del país "tenía licencia de armas" y utilizó cinco durante el ataque.

"Mientras siguen los trabajos para esclarecer la secuencia de hechos que llevaron a la posesión de la licencia de armas y de esas armas, les puedo asegurar ya esto: nuestras leyes de armas van a cambiar", prometió Ardern en rueda de prensa. La mandataria indicó que el detenido por la matanza, de 28 años de edad, estaba en posesión de cinco armas, incluidas dos semiautomáticas, que compró después de obtener el permiso correspondiente en noviembre de 2017.

Ardern aseguró que ante esta situación habrá una "rápida respuesta" del Gobierno y aseguró que la prohibición de posesión de armas semiautomáticas es "sin duda una de las cuestiones que considero con efecto inmediato".

La justicia del país oceánico presentó ayer cargos de asesinato contra Tarrant por los ataques contra la mezquita de Al Noor, cerca del Jardín Botánico, y la aledaña Linwood, que dejaron 49 muertos y casi medio centenar de heridos, entre ellos menores. Once de ellos siguen en cuidados intensivos.

Tarrant, quien al entrar en el tribunal del distrito de Christchurch fuertemente custodiado hizo un gesto característico de los grupos supremacistas blancos (juntar los dedos pulgar e índice), deberá comparecer el 5 de abril ante el Tribunal Superior.

El sospechoso "afronta ahora un cargo de asesinato, pero obviamente formularemos más", había anunciado antes Ardern, revelando que "era su absoluta intención continuar con estos ataques" cuando fue detenido.

Correo electrónico

La oficina de la premier confirmó que recibió de Tarrant por correo electrónico una copia del manifiesto en el que éste exponía su ideología extremista y justificaba su acción menos de diez minutos antes de que iniciara su asalto a la primera mezquita.

Tarrant, quien retransmitió en directo durante 17 minutos ese brutal ataque en el que recargaba los tambores de su arma semiautomática y acababa con sus víctimas sin piedad, es uno de los tres presuntos implicados en los ataques islamófobos. Los otros dos sospechosos siguen bajo custodia mientras la policía investiga su implicación en el caso.

El comisionado de la Policía, Michael Bush, explicó que las fuerzas de seguridad tardaron 36 minutos en arrestar al sospechoso tras la primera llamada de emergencia. Y añadió que de momento no se busca a ningún otro sospechoso por los ataques aunque advirtió de que "esto no significa que no los haya". Es decir, que piensa que Tarrant perpetró la masacre en solitario y mató a 49 personas en 36 minutos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook