El Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia, dependiente de la ONU, decidió ayer ampliar la condena al exlíder serbosnio Radovan Karadzic de 40 años a cadena perpetua, al resolver una apelación del reo. El tribunal considera que la anterior pena era muy leve vista la gravedad de los delitos de genocidio y crímenes de guerra cometidos bajo su responsabilidad.