El expresidente de Brasil Michel Temer (2016-2019), fue encarcelado ayer por corrupto por el juez de la operación Lava Jato, la mayor intervención judicial contra la corrupción en el país. Temer sucedió a Dilma Rousseff, heredera de Lula y separada de la presidencia en un proceso que se acusaba de maquillar las cuentas para disminuir el impacto del déficit público. Temer fue detenido junto al exministro Wellington Moreira en el marco de una investigación sobre supuestas irregularidades en contratos firmados entre empresas condenadas por la Lava Jato y Eletronuclear, compañía estatal que opera las plantas nucleares. Es el segundo expresidente detenido por delitos vinculados a la Lava Jato, tras Lula, que cumple 2 condenas a 12 años por corrupción.