El jefe del Ejército argelino, general Salah, pidió ayer la inhabilitación del presidente Buteflika como modo de dar una salida a la crisis política del país. Salah ha intentando reconducir sin violencia la oleada de protestas.