La primera ministra británica Theresa May, solicitó ayer oficialmente a la Unión Europea (UE) otra prórroga del Brexit hasta el 30 de junio, un requerimiento que obligaría al Reino Unido a participar en las elecciones europeas de mayo.

Actualmente, Reino Unido tiene concedida una prórroga hasta el 22 de mayo, a condición de que antes del próximo viernes el Parlamento de Londres apruebe un Acuerdo de Salida. En caso contrario, se produciría el temido Brexit duro. De todas maneras, esta ampliación debe ser refrendada en un Consejo Europeo (CE) que se celebrará el miércoles que viene en Bruselas.

May remitió una carta al presidente del Consejo Europeo Donald Tusk, para pedir ese nuevo retraso de la fecha de salida. En la misiva, la líder conservadora resalta los esfuerzos que está haciendo para buscar alternativas al Acuerdo de Salida rechazado ya tres veces por los Comunes.

Conservadores y laboristas mantienen desde el miércoles unas negociaciones que ambas partes consideran "constructivas", aunque aún no han avanzado los suficiente. Los laboristas están divididos, además, sobre la necesidad de que, en caso de consensuarse un texto, este sea sometido a referéndum.

Las negociaciones arrancaron después de que el lunes los Comunes obligasen a May, por solo un voto de diferencia, a pedir una nueva prórroga que evite, en cualquier circunstancia, una ruptura no pactada. La ley aprobada en los Comunes está siendo debatida ahora por la Cámara de los Lores.

La reacción de Tusk ante la iniciativa de May fue anunciar que este miércoles propondrá al Consejo Europeo que ofrezca a Reino Unido una prórroga "flexible" de doce meses, la cual concluiría de inmediato cuando la Cámara de los Comunes apruebe un acuerdo de salida. Esta solución evitaría nuevas solicitudes de prórrogas cortas.

La prolongación que ofrece Tusk también obligaría a Reino Unido a organizar elecciones al Parlamento Europeo, eventualidad para la que el Gobierno británico asegura estar haciendo ya "preparativos legales y responsables". Los laboristas anunciaron el miércoles que ya están empezando a preparar su lista para los eurocomicios.

En relación a las negociaciones de Theresa May con el principal partido de la oposición, los laboristas exigieron ayer al Gobierno que ofrezca "un cambio real" al rechazado Acuerdo de Salida.

"Nos decepciona que el Gobierno no haya ofrecido un cambio real o un compromiso", dijo un portavoz de la formación en un comunicado. Las negociaciones continuarán a lo largo de todo el fin de semana.