Ruanda rememoró ayer los 25 años del inicio de un genocidio, en el que perecieron cerca de un millón de personas, con las esperanza puesta en las nuevas generaciones que no vivieron ese trauma histórico. Durante los actos en memoria de las víctimas de aquellos sucesos „que abren cien días de luto, los mimos que duró la matanza„ el presidente de Ruanda, Paul Kagame, instó a los jóvenes ruandeses a que tomen el relevo , además de honrar a quienes perecieron en el intento de exterminio de la etnia tutsi, que conmocionó al mundo en 1994.

"La gente joven de Ruanda tiene todo lo necesario para transformar nuestro país. Tiene la responsabilidad, cada vez más, de estar a cargo y participar en la Ruanda que queremos y merecemos", remarcó el mandatario ante un abarrotado Centro de Convenciones en Kigali. "Nuestros hijos disfrutan de la inocencia de la paz, solo conocen el trauma y la violencia a través de nuestra historia", afirmó Kagame, quien resaltó los sacrificios de los supervivientes y su capacidad de perdón para que, un cuarto de siglo después, Ruanda sea de nuevo "una familia".

Tres cuartas partes de los alrededor de 12 millones de ruandeses tienen ahora menos de 30 años, y el 60 por ciento de la población no vivió el genocidio. El jefe de Estado ruandés, junto a su esposa y el resto de representantes políticos, encendieron la llama del recuerdo en el Monumento al Genocidio, en Kigali, donde yacen más de 250.000 muertos, informa Efe.

El que fuera prominente aliado de Kagame, el presidente ugandés, Yoweri Museveni, no asistió a la ceremonia ante las acusaciones de que su país acoge a rebeldes ruandeses que buscan hacerse con el poder en Kigali. Tampoco acudió, pese a estar invitado, el presidente francés, Emmanuel Macron. Desde 1994, Ruanda viene acusando a Francia de complicidad en el genocidio, al señalar que líderes galos proporcionaron entrenamiento militar, armamento o experiencia técnica a las milicias hutu que llevaron adelante el genocidio.

La conmemoración de ayer marca el inicio de 100 días de luto durante los que habrá actos por todo el país, como la vigilia nocturna de anoche en el estadio de Kigali con asistencia de supervivientes.