12 de abril de 2019
12.04.2019
La Opinión de A Coruña
Reino Unido | El callejón sin salida del 'Brexit'

May viajó a París y Berlín hasta abrir la brecha por la que lleva dos años luchando

11.04.2019 | 23:38
May viajó a París y Berlín hasta abrir la brecha por la que lleva dos años luchando

esa segunda fase no se podrá abordar durante la prórroga. Por si esto fuera poco para entronizar a May como ganadora, cabe resaltar que, por primera vez desde que se inició el actual proceso, la británica ha conseguido dividir a la UE, lo que a la postre sería la clave de su éxito. No solo ha generado fuertes tensiones en el eje francoalemán sino que, además, ha enfrentado a París y Bruselas.

Si algo destaca en May es su incombustible tenacidad y resistencia. Los caricatos la pintan como sonámbula o como zombi que no sabe a dónde va. Desde el miércoles hay que concederle que si hay algo que sí sabe es su meta: sacar a Londres de la UE en las mejores condiciones y, después, con la conciencia de hija de pastor anglicano apaciguada, y asumido que su ciclo está agotado, irse a casa. El miércoles, hubo otra cosa que May sí sabía: era el momento de dar el golpe definitivo para abrir esa brecha en la UE que le acercaría a su objetivo. Una brecha que lleva trabajándose dos años. De modo que el martes viajó a Berlín y le explicó a Merkel que sus dificultades para armar un pacto solido con los laboristas se pueden resolver antes del 30 de junio, con dificultades. Eso necesita más tiempo, cabe pensar que le sugirió la paciente fajadora Merkel. A continuación se fue a ver a un Macron al que sin duda insistió en que los brexiters más radicales están dispuestos a hacerle la vida imposible a la UE si se sienten encerrados en ella otro año más. Lleva usted razón en fijarse el 30 de junio como plazo porque el calendario es la mejor presión, cabe pensar que le sentenció el impetuoso hijo de la tecnocracia francesa. El resultado ha sido una prórroga corta, hasta el 22 de mayo, tiempo en el que espera conseguir un pacto con los laboristas que, sumado al espantajo de los eurocomicios, logre la aprobación del Acuerdo de Salida. Si fracasara esta primera opción, May se ha asegurado un colchón de seguridad que la mantendrá maquinando en el 10 de Downing Street hasta el 31 de octubre. No está mal para una sonámbula zombi.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook