La Policía argelina empleó ayer gases lacrimógenos y cañones de agua contra las miles de personas que, por octavo viernes consecutivo, se manifestaron en el centro de Argel para rechazar una transición tutelada por el Ejército y el antiguo régimen. Las elecciones presidenciales han sido convocadas para el 4 de julio.