19 de abril de 2019
19.04.2019

Corea del Norte presiona a EEUU pidiendo el relevo de Pompeo como negociador

"Oh, Dios mío, estoy jodido", se lamentó el magnate tras conocer la designación de Robert Mueller, a quien los demócratas llaman a testificar en el Congreso

19.04.2019 | 00:06
Trump, durante un acto oficial, ayer, en la Casa Blanca.

El informe del fiscal especial Robert Mueller, que investigó durante más de año y medio la trama rusa, fue publicado ayer, aunque con algunas partes censuradas, por el Fiscal General de EEUU, William Barr. La divulgación del informe pone de manifiesto, según la oposición demócrata, que Barr fue demasiado lejos al interpretar que Mueller había concluido que Trump no obstruyó la investigación judicial sobre una posible confabulación con Rusia para perjudicar a la candidata demócrata, Hillary Clinton, en las presidenciales de 2016. En consecuencia, los demócratas acusaron a Trump de haber incurrido en una posible obstrucción a la justicia, tacharon a Barr de convertirse "en el abogado personal del presidente" y reclamaron que Mueller testifique "lo antes posible" en el Congreso.

Según el informe, Trump "intentó que se despidiera al fiscal especial y se implicó en esfuerzos para coartar la investigación" de Mueller, además de "dificultar la entrega de pruebas, tanto mediante contactos públicos como privados con testigos potenciales". Por otra parte, las respuestas escritas de Trump a las preguntas del fiscal especial fueron "inadecuadas". No obstante, prosigue el documento, "los esfuerzos del presidente para obstruir la investigación resultaron en su mayoría infructuosos, pero fue porque las personas que lo rodeaban declinaron llevar a cabo sus órdenes o acceder a sus peticiones".

Esta observación es perfectamente coherente con las revelaciones conocidas a lo largo del último año sobre una conspiración frondista de altos cargos de la Casa Blanca para evitar que órdenes de Trump consideradas imprudentes o peligrosas se convirtieran en hechos irreparables.

Además, "el presidente Trump reaccionó negativamente al nombramiento del fiscal especial. Le dijo a sus asesores que era el fin de su presidencia", señala el texto, en el que pueden leerse las siguientes exclamaciones del magnate, en mayo de 2017, en respuesta a la destitución del director del FBI, James Comey, que investigaba la trama rusa. "Oh, Dios mío, esto es terrible. Es el final de mi presidencia. Estoy jodido. Todo el mundo me dice que si tienes encima a uno de estos, se arruina la presidencia. Dura años y años y no podré hacer nada. Es lo peor que me ha ocurrido", fue la reacción de Trump, según relata el informe desclasificado ayer por Barr.

El texto precisa el nivel exacto de conspiración con Rusia, al asegurar que "la investigación identificó numerosos vínculos entre el Gobierno ruso y la campaña de Trump" y "estableció que el Gobierno ruso percibió que se beneficiaría de una presidencia de Trump y trabajó para conseguirla". No obstante, "la investigación no establece que miembros de la campaña de Trump conspiraran o se coordinaran con el Gobierno ruso en sus actividades de interferencia en las elecciones".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook