El viceministro de Exteriores de Rusia, Sergei Riabkov, aseguró ayer que su Gobierno hará todo "lo posible" para ayudar a Cuba y Venezuela tras la adopción, el miércoles, de nuevas sanciones por EEUU. China condenó el endurecimiento de las sanciones, que coincidió con el anuncio de que Washington permitirá que se presenten demandas en su territorio contra empresas que se lucren con bienes expropiados por la revolución castrista.