29 de abril de 2019
29.04.2019
La Opinión de A Coruña

Al menos un muerto y tres heridos en un tiroteo en una sinagoga en California

El autor de los disparos, el antisemita John Earnest, de 19 años, reconoce haberse inspirado en la matanza de marzo en Nueva Zelanda

28.04.2019 | 19:53
Un efectivo armado de la oficina del sheriff del condado de San Diego, en la escena del tiroteo.

Al menos una persona murió y tres resultaron heridas en un tiroteo registrado en una sinagoga en Poway, cerca de San Diego (California), cuyo presunto responsable fue detenido, informó ayer Steve Vaus, el alcalde de la localidad.

En declaraciones a la cadena CNN, Vaus confirmó que una persona había fallecido tras ser trasladada al centro hospitalario Palomar, cercano al lugar de los hechos, mientras que hay otras tres heridas.

El alcalde apuntó que lo sucedido podría haber sido un crimen de odio "debido a las afirmaciones que fueron realizadas cuando el tirador entró en la sinagoga". Pero, por ahora, no se ha precisado la situación o gravedad de los heridos.

"Un hombre ha sido detenido para interrogarlo en conexión con el tiroteo ocurrido en la sinagoga de Poway", indicó la oficina del sheriff de localidad en un mensaje en su cuenta de Twitter. Poway es una pequeña localidad de 50.000 habitantes a 30 kilómetros al norte de San Diego (sur de California).

El año pasado un hombre entró en una sinagoga en Pittsburgh (Pensilvania) y abrió fuego contra los asistentes, provocando la muerte a 11 personas, en el mayor ataque contra la comunidad judía en la historia reciente de Estados Unidos.

El presunto autor del tiroteo Poway, identificado como John Earnest de 19 años, dejó escrito un manifiesto antisemita en las redes sociales y reconoció haberse inspirado en la matanza perpetrada el 15 de marzo en Nueva Zelanda.

En rueda de prensa, el sheriff de la ciudad, William Gore, confirmó la identidad del presunto autor del tiroteo como John Earnest, un joven de raza blanca armado con un rifle AR-15.

Gore señaló que habían localizado una "carta abierta" firmada por una persona del mismo nombre en la que reconocía su odio a los judíos y prometía defender su raza europea.

Asimismo, explicaba que tomó la decisión de llevar a cabo el tiroteo en la sinagoga tras conocer la matanza de Nueva Zelanda del pasado mes, en la que 50 personas resultaron muertas y otras tantas heridas cuando un supremacista blanco abrió fuego contra las personas presentes en dos mezquitas.

El presidente estadounidense, Donald Trump, subrayó en un acto electoral en Wisconsin que "el corazón de EEUU está con las víctimas del horroroso tiroteo de Poway".

"La nación entera llora la pérdida de vida, y reza por los heridos, y está en pie en solidaridad con la comunidad judía. Condenamos con contundencia el mal de antisemitismo y el odio, que debe ser derrotado", afirmó.

El presidente de Israel, Reuven Rivlin, condenó el atentado como "otro doloroso recordatorio del antisemitismo". "El odio a los judíos sigue con nosotros y está por todas partes", lamentó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook