11 de mayo de 2019
11.05.2019
La Opinión de A Coruña

Los nuevos aranceles de Trump avivan la guerra comercial con China

EEUU amenaza con elevar al 25% las tasas sobre el total de las exportaciones de Pekín

10.05.2019 | 23:42
Manning, a su salida de los juzgados el pasado ocho de marzo.

EEUU y China finalizaron ayer sin acuerdo la ronda negociadora que iniciaron el jueves en Washington, después de que la entrada en vigor de los nuevos aranceles decretados por la administración Trump desvaneciese cualquier posibilidad de suavizar la guerra comercial que enfrenta a los dos colosos. Con todo, el hecho de que la segunda jornada de diálogo llegase a celebrarse ha sido considerada como un elemento positivo, ya que durante horas, se dio por sentada su suspensión.

El viceprimer ministro chino Liu He, que encabezaba la delegación del país asiático, abandonó el jueves el encuentro, apenas una hora y media después de su inicio, lo que se interpretó como una señal segura de que el alza de aranceles se consumaría.

En efecto, Washington aplicó horas después la anunciada subida del 10% actual al 25% en los aranceles a importaciones chinas de productos no tecnológicos valoradas en unos 200.000 millones de dólares. La subida fue anunciada el domingo por Trump, y China intentó impedirla en unas negociaciones de urgencia que no dieron resultado, aunque fueron calificadas como constructivas.

Los aranceles incrementados ayer afectan a más de un tercio de las exportaciones chinas anuales a EEUU, entre ellas productos como cereales, textiles, material de construcción, productos químicos y combustibles. Trump amenazó además el jueves por la noche con imponer aranceles, también del 25%, a otros 325.000 millones de dólares en importaciones de China, lo que cubriría el valor total de los bienes chinos importados anualmente por Estados Unidos.

China lamentó "profundamente" la decisión de EEUU y anunció que tendrá que adoptar "las contramedidas necesarias", aunque no las precisó. En un comunicado emitido minutos después del anuncio estadounidense, el Ministerio de Comercio chino señaló que las conversaciones comerciales con Washington "están en desarrollo" y expresó su esperanza en que ambas partes "trabajen juntas para resolver los problemas existentes por medio de la cooperación y el diálogo".

La entrada en vigor del aumento de aranceles, que se suma al que ya se había aplicado a productos tecnológicos por importe de 50.000 millones de dólares, fue la señal de que las conversaciones iniciadas el jueves en Washington para intentar poner fin a la guerra comercial no habían encontrado la senda buena, pese a que la semana pasada una ronda negociadora en Pekín dejó sensaciones positivas, rotas el domingo con el anuncio de Trump.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook