22 de mayo de 2019
22.05.2019
La Opinión de A Coruña

May se plantea un nuevo referéndum si los Comunes dan el sí al acuerdo de salida

Corbyn acoge con frialdad y rapidez "el mismo antiguo acuerdo reempaquetado"

21.05.2019 | 23:54
May, ayer, durante el anuncio de su nueva oferta.

La primera ministra británica, la conservadora Theresa May, lanzó ayer una oferta, que el domingo adelantó como "nueva y audaz", a los miembros de la Cámara de los Comunes para conseguir los apoyos requeridos al Acuerdo de Salida de la UE, que se someterá a votación por cuarta, y en principio última, vez en la semana del 3 de junio. La propuesta incluye una apertura a un segundo referéndum y una permanencia temporal en la unión aduanera, al menos hasta las próximas elecciones legislativas británicas, previstas para 2022.

Estos dos aspectos revelan que May intenta conseguir suficientes votos laboristas para compensar las defecciones en las filas conservadoras y la negativa a respaldarla de sus socios norirlandeses del DUP. May reveló la pasada semana que las diferencias entre el Gobierno y los laboristas durante las 6 semanas de diálogo roto el pasado viernes estribaron en que la oposición no tiene una postura común sobre la eventualidad de un segundo referéndum, y en la insistencia del líder laborista, Jeremy Corbyn, en mantener al país en la unión aduanera.

De ahí que en su oferta de ayer May incluya la posibilidad de que en la tramitación del proyecto de ley del Brexit en el Parlamento se permita a los diputados, si el texto es aprobado, votar sobre la convocatoria de otro referéndum en el que se sometan al visto bueno de los ciudadanos los términos del acuerdo de salida. La respuesta de Corbyn ha sido rápida y fría. El líder laborista adelantó que no respaldará "una versión reempaquetada del mismo antiguo acuerdo". Aunque May insistió en que su oferta es la "última oportunidad" para materializar el resultado del plebiscito de 2016 que abrió el camino del Brexit y abandonar el bloque comunitario de manera negociada, tanto la oposición como numerosos conservadores parecen tener sus propias ideas al respecto.

May ya ha puesto fecha al principio de su fin. Tras la votación de junio anunciará la "hoja de ruta" para su dimisión, salga o no aprobado el acuerdo. Ahí, según Corbyn, radica su principal debilidad, ya que en el seno de los tories hace días que comenzaron las carreras por la sucesión y el mejor colocado es el exministro de Exteriores Boris Johnson, partidario de un Brexit duro. El presidente del grupo parlamentario conservador, Graham Brady, adelantó que se reunirá con May tras la votación de junio para establecer el calendario de unas primarias sucesorias.

La premier británica aderezó su oferta con algunas pinceladas de lamento. "He hecho todo lo posible para encontrar un camino hacia adelante. He ofrecido incluso renunciar al trabajo que amo antes de lo que me gustaría", dijo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook