Rusia se negó ayer a liberar los 3 buques de guerra ucranianos y a sus 24 tripulantes apresados en noviembre cerca de Crimea pese al dictamen del Tribunal Internacional del Mar (Itlos). "La parte rusa seguirá defendiendo su postura(...). La Convención del mar de 1982 es inaceptable en el caso del estrecho de Kerch", dijo Dmitri Peskov, portavoz del Kremlin. Rusia se ha negado a participar en el proceso del Itlos alegando que no tiene jurisdicción y la justicia rusa se negó a satisfacer el recurso interpuesto por los abogados de los marineros contra la prolongación de la prisión preventiva hasta julio.