30 de mayo de 2019
30.05.2019
La Opinión de A Coruña
ÚLTIMA HORA
El Barça golea 4-0 al Villarreal

El fiscal especial anuncia que no declarará ante el Congreso por la trama rusa

Mueller no descarta un delito de Trump pero no lo imputó porque es inconstitucional

29.05.2019 | 23:04
Un hombre se prendió fuego, ayer, ante la Casa Blanca.

Los demócratas del Congreso no podrán intentar apretarle las tuercas al fiscal especial que investigó la llamada trama rusa, Robert Mueller, quien ayer compareció, por primera vez desde que hizo público su informe, para explicar que la investigación está finalizada y que no comparecerá ante el Legislativo.

"He decidido voluntariamente no testificar ante el Congreso porque no tengo nada que decir más allá de lo que está en mi informe", indicó Robert Mueller en una declaración en el departamento de Justicia, en la que anunció el final de su misión. Pese a que en un principio tanto el presidente Donald Trump como el fiscal general, William Barr, se habían mostrado abiertos a que Mueller compareciera ante la comisión de Justicia de la Cámara de Representantes, ambos se opusieron en las últimas semanas.

Respecto al contenido del informe, en el que Mueller optó por no descartar ni afirmar que el presidente estadounidense Donald Trump hubiera incurrido en obstrucción a la justicia durante las investigaciones de la trama, el fiscal especial aseguró que "no tenía la opción" de imputar al máximo mandatario, porque "a un presidente no se le puede imputar un delito federal mientras está en el cargo. Es inconstitucional".

Con todo, Mueller dejó planear algo más que la sombra de una duda sobre Trump al afirmar que "si hubiésemos tenido confianza en que el presidente claramente no había cometido un delito, lo habríamos dicho".

Cuando Mueller entregó su informe, el pasado mes de marzo, el fiscal general se aprestó a determinar que Trump no incurrió en delito. Esta toma de posición ha sido duramente criticada por el Congreso. Posteriormente, el fiscal general Barr divulgó una copia del informe con más de mil tachaduras y siete páginas completamente censuradas. El Congreso le ha reclamado en varias ocasiones la entrega de una copia íntegra y no censurada, pero no ha recibido respuesta, por lo que ha decidido acusarlo de desacato.

Tras conocer las declaraciones de ayer de Mueller, Donald Trump dio el caso por cerrado e insistió en que "no hubo pruebas suficientes y, por lo tanto, en nuestro país (en ese caso) una persona es inocente".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook