13 de junio de 2019
13.06.2019

Hong Kong aplaza la ley de extradición a China en una jornada de duros choques

Cientos de miles de manifestantes vuelven a salir a las calles para oponerseal proyecto legislativo, que permitiría la entrega de disidentes a Pekín

12.06.2019 | 22:58
Un manifestante lanza de vuelta una lata de gas a la Policía.

Cientos de miles de personas „un millón según los organizadores„ volvieron a tomar ayer las calles de Hong Kong, en una jornada marcada por la dureza de los choques con la policía, que los reprimió con pelotas de goma y gases lacrimógenos. Los manifestantes, que ya hicieron una demostración similar el domingo, se oponen al proyecto de ley que permitiría al Ejecutivo de la excolonia británica extraditar a China o a Taiwán a todo tipo de disidentes sin acuerdo legislativo previo.

Varios millares de los manifestantes se concentraron en torno al Consejo Legislativo, donde estaba previsto el debate en segunda lectura del proyecto de ley de extradición. Ante esa situación fue decidido el aplazamiento de la sesión, que se celebrará, según se informó horas después, el próximo jueves, 20 de junio.

El proyecto de ley es considerado por los opositores „que enarbolaron paraguas en un guiño a las protestas de 2014„ una iniciativa contraria al principio de un país, dos sistemas, fórmula que permite a la ciudad tener un régimen propio de libertad de expresión y reunión, así como un sistema judicial con garantías inexistentes en China, al menos hasta su asimilación por el régimen comunista, prevista para 2047.

La amplitud de las protestas „las mayores junto a las de 2014 desde que Hong Kong dejó de ser colonia británica en 1997„ ha provocado reacciones de alerta en Europa. La UE pidió a las autoridades locales que respeten los derechos de reunión y manifestación y llamó a evitar la violencia, a la vez que afirmó compartir "muchas de las preocupaciones de los manifestantes" y puso de manifiesto que la situación puede comprometer la confianza que las empresas tienen en Hong Kong.

También el Gobierno alemán manifestó su preocupación ante una posible "erosión del Estado de derecho" y previno de que Berlín revisará los acuerdos de extradición bilaterales en caso de aprobarse la polémica ley. Reino Unido, la antigua potencia colonial, instó al Ejecutivo local a "parar y reflexionar", al tiempo que defendió que Hong Kong debe dar pasos para "proteger sus derechos, libertades y alto grado de autonomía". La premier, Theresa May, expresó alarma por "los efectos potenciales" de la ley de extradición, "teniendo en cuenta el gran número de ciudadanos británicos que hay en Hong Kong".

La protesta se prolongó durante toda la jornada, ya que, aunque los manifestantes fueron desalojados del entorno del Consejo Legislativo, se desplazaron al caer la noche al distrito financiero de la ciudad. Fotos publicadas por el rotativo local South China Morning Post mostraron a manifestantes haciendo acopio de ladrillos de las aceras, mientras la policía „unos 5.000 agentes, según la prensa local„ desplegaba una pancarta advirtiendo que dispararían si continuaban las acometidas, lo que finalmente ocurrió con medios antidisturbios. Parte de los manifestantes coreó consignas como "Nos han subestimado", "Que se joda la Policía" y "Que se joda China".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook