La alianza entre España y Francia en la UE siguió dando ayer muestras de inmejorable salud. Fuentes del Gobierno francés consideraron ayer que la situación política „con el PSOE como principal alimento del eurogrupo socialista„ da "una especie de derecho" a España a ocupar algún puesto de primera responsabilidad en la Unión.

Las opciones girarían en torno a lograr alguno de los cuatro máximos cargos en juego en las próximas semanas y meses -las presidencias de la Comisión Europea, el Consejo Europeo y la Eurocámara, o la jefatura de la diplomacia comunitaria- o, alternativamente, una vicepresidencia del Ejecutivo comunitario.

Las fuentes ven "varios perfiles" en España con aptitudes para desempeñar una buena labor y apuntaron que el cabeza de lista del PSOE a los últimos comicios europeos, Josep Borrell, es una opción "legítima" en la medida en que cuenta con experiencia "reconocida" en el ámbito nacional y en el europeo.